Será el próximo sábado 3 de noviembre entre las a las 16,15 horas

La manifestación que se está organizando en Albox contra el maltrato animal, ya tiene la autorización de la Subdelegación del Gobierno.

Los vecinos están autorizados a manifestarse este próximo sábado 3 de noviembre entre las 16,15 y las 17,30 horas en las inmediaciones de la improvisada plaza de toros, en el paraje La Molata de Albox.

El alcalde de Albox quiso vender la corrida de toros, como “un pedido de las mayorías taurinas”, algo que inmediatamente comenzó a desmentirse por otra mayoría, una mayoría silenciosa, que por lo general no hace oír su opinión en el municipio, pero que está vez ha sido tocada en su fibra más sensible.

De este modo, grupos de jóvenes, de vecinos británicos y por supuesto por locales, comenzaron a realizar acciones con la idea que el alcalde reflexionara acerca de una actividad, que no tiene tradición ni ha sido solicitada por nadie en Albox. Pero el alcalde ha redoblado la apuesta y sigue con su plan inalterable.

En dos días la plataforma Change.org recogió más de 1500 firmas bajo el lema “No a la tauromaquia en Albox”.

Mientas esto sucedía el colectivo Antitaurinos Almería, solicitaba permiso al representante del gobierno de la nación en la provincia, para realizar una manifestación el día de la corrida en las inmediaciones de la plaza portátil que se ha ubicado en un terreno a la entrada del paraje La Molata.

Según ha podido saber La Comarca, hasta cuatro peticiones de diferentes colectivos se han trasladado a la subdelegación del gobierno.

 

Intensa movilización de activistas británicos

En diferentes foros administrados por vecinos de origen británico, pero ciudadanos de Albox de pleno derecho, la actividad contra el maltrato animal es incesante y se pueden leer diversas opiniones, todas contrarias a la corrida de toros que el alcalde Francisco Torrecillas quiere imponer.

Desde estos colectivos se han enviado cartas y se han visitado diferentes establecimientos que aparecen publicitando el cartel taurino, haciéndoles saber el desacuerdo de los vecinos con que estos comercios apoyen la corrida.

Muchos establecimientos viven de las compras de estas personas y esta decisión de apoyar a la corrida de toros, haría que grupos de ingleses dejen de consumir en estos negocios, y así se lo han hecho saber a los responsables, muchos de los cuales ya han quitado los carteles y han argumentado no saber que su colaboración era para una corrida de toros. “Pensamos que apoyábamos a la feria, pero no a los toros”, ha confesado el propietario de un conocido comercio local que aparece en el cartel.