El pasado 27 de febrero durante la celebración de un pleno municipal en el Ayuntamiento de Cantoria, el portavoz del PP, Pepe Llamas, fue expulsado después de que la alcaldesa, Purificación Sánchez, le imposibilitara formular observaciones al punto 15º del acta plenaria celebrada el día 28 de abril de 2016, con el fin de reprobar los hechos que ese día ocurrieron, propiciados por Antonio Cerrillo, asesor municipal y funcionario público, así como marido de la alcaldesa, quien insultó al portavoz del PP.

Tras estos hechos, Pepe Llamas emprendió acciones judiciales por considerar que la alcaldesa le estaba impidiendo al PP ejercer su derecho de oposición, actuando “de forma dictatorial” e impidiendo que el portavoz popular se expresara libremente en el momento en el que le correspondía por ser su turno de palabra.

Ahora, transcurridos casi siete meses el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Almería ha emitido una sentencia favorable al portavoz del PP en la que se declaran nulos y sin efecto alguno, tanto el impedimento de formular observaciones al acta, como la expulsión de Pepe Llamas del pleno. Además, se condena al Ayuntamiento de Cantoria a pagar las costas del procedimiento.

Para el portavoz del PP se trata de una “excelente noticia” ya que viene a dar la razón a lo que desde el Partido Popular de Cantoria llevamos denunciando desde hace tiempo, y es que “la señora alcaldesa no nos deja ejercer nuestra labor de oposición, a pesar de haber sido elegidos como concejales con el apoyo de un gran número de vecinos de la localidad”.

Según explica Pepe Llamas, el objetivo de Purificación Sánchez es coartar los derechos de los concejales del Partido Popular, por lo que “no duda en expulsarnos cuando llevamos a pleno algo que incomoda a su partido, o simplemente no nos permite hablar y defender nuestra postura como ocurrió en abril”.

El portavoz del PP señala que tanto él como el resto de concejales de su partido van a seguir trabajando por Cantoria y por todos sus vecinos como han hecho hasta ahora, a pesar de que la alcaldesa intente poner piedras en el camino e impedir que ejerzan sus derechos.

Finalmente, espera que la alcaldesa “tome nota” y deje que los concejales del Partido Popular puedan realizar libremente su labor de oposición en los plenos sin ser coartados ni expulsados injustamente.