La Diputación Provincial de Almería ha celebrado la primera edición de los ‘Premios Responsabilidad Social Empresarial. Diputación de Almería 2018’ creados con el objetivo de reconocer la labor que realizan las empresas de la provincia en materia de responsabilidad social empresarial y sostenibilidad.

En la primera edición, han participado diez empresas en las dos categorías creadas (pequeñas y medianas empresas y grandes empresas) de diferentes sectores productivos y de toda la geografía almeriense como son Almerisan, Clínica Sol Servicios Odontológicos del Levante, Durotec, Biosol Portocarrero, Caparrós Nature, Agroindustrial Kimitec, Roque Hogar, Salinas Car, Grupo Cosentino y Michelín España.

Durante el trascurso de la Gala conducida por la periodista Verónica Ruiz, los participantes tuvieron la oportunidad de dar a conocer el camino que han iniciado en este ámbito y el valor que genera tanto para la sociedad como el medio ambiente y el propio negocio, siempre integrando de forma voluntaria las preocupaciones sociales y ambientales.

El presidente de la Diputación, Gabriel Amat, ha señalado la capacidad de innovación que tienen las empresas de la provincia: “Desde la Diputación les apoyamos en todo lo que está en nuestra mano y por eso, queríamos ser los primeros en reconocer el gran trabajo que realizan no sólo en el fin propio de su negocio sino también en material social y medioambiental. Las ventajas de ese compromiso empresarial son muchas y sin duda, nos hace estar mucho más orgullosos del gran tejido empresarial que tiene nuestra provincia”.

Tradicionalmente, el fomento de la responsabilidad social ha correspondido sobre todo a grandes compañías, pero el 90 por ciento del tejido empresarial está constituido por pequeñas y medianas empresas. Por eso, la Diputación ha valorado de forma positiva el reconocimiento a todas aquellas empresas que ya están implicadas en el impulso de buenas prácticas.

Para elegir a las ganadoras, Diputación ha contado con un jurado formado por expertos del Grupo Ilunión y del Grupo Cooperativo Cajamar así como de la Comisión de Seguimiento de los Premios, quienes han tratado de valorar las mejores prácticas en materia de Responsabilidad Social Empresarial. La cuantía de los premios asciende a 1.500 euros cada uno y las empresas galardonadas donarán estas ayudas económicas a una asociación u organización sin ánimo de lucro con fines benéficos elegida por ellos mismos.

Las empresas ganadoras en esta primera edición han sido Grupo Caparrós Nature en la modalidad de de pequeñas y medianas empresas y Cosentino para la modalidad de grandes empresas.

El jurado ha decidido galardonar a Caparrós Nature por su firme compromiso con la excelencia y la mejora constante, lo que les ha permitido impulsar la creación de empleo y la apuesta por una estrategia de sostenibilidad. Es una empresa que define claramente su misión, visión y valores, y los hace extensivos para todos los grupos de interés. Define los principios corporativos y éticos. Publica y compara los resultados económicos de los últimos años. Es una empresa que se ha sumado a iniciativas internacionales de carácter voluntario como, por ejemplo: Principios del Pacto Mundial, Objetivos de Desarrollo Sostenible, Decálogo de Sostenibilidad Integral en la Industria Alimentaria, Multiplica por la Infancia de UNICEF, Cruz Roja, además de otros proyectos de investigación con universidades y empresas de innovación.

En Caparrós Nature destaca el gran impacto en personas beneficiarias tanto de su plantilla como a nivel externo a través de numerosas actividades sociales, culturales y deportivas, y presentaciones de productos en colegios, asociaciones…además de disponer de una comunicación muy dinámica y la promoción de la responsabilidad social a través de diferentes medios.

El encargado de recoger el premio fue el director general de Caparrós Nature, Pedro Caparrós Torrecillas, quien agradeció a la Diputación y al jurado la valoración que se ha hecho de las iniciativas que la empresa realiza y con las que se sienten “plenamente identificados no sólo desde la dirección, sino también el conjunto de los trabajadores de Caparrós Nature. Hemos decidido donar nuestro premio a Proyecto Hombre Almería por la gran labor que realizan en la provincia. Si no existieran asociaciones como ésta, habría que inventarlas”.

En la modalidad de grandes empresas el premio recayó en Cosentino. Una compañía cada vez más global, con presencia en los cinco continentes. Una empresa que destaca en políticas de Responsabilidad Social Empresarial cuyas acciones van mucho más allá del cumplimiento normativo. Dispone de indicadores para el cumplimiento de sus políticas, apoya iniciativas tales como el Pacto Mundial de Nacional Unidas, los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Carta Internacional de Derechos Humanos, o programas medioambientales, entre otras muchas.

Cosentino apuesta por la innovación y por una economía circular. De ahí que hayan puesto en marcha iniciativas sostenibles a través de materiales reciclados y recuperados. Es una empresa que ha sabido integrar aspectos medioambientales, sociales, de salud y seguridad, de compromiso con los clientes, proveedores y empleados. Además, establece compromisos con la comunidad apoyando proyectos educativos, de arte y cultura, deportivos, y de buen gobierno, no sólo a nivel local y provincial, sino allí en donde tienen presencia internacional.

El vicepresidente de Marketing del Grupo Cosentino, Santiago Alfonso, fue el encargado de recoger el premio del que se mostró “tremendamente orgulloso como almeriense. Cosentino lleva por bandera Almería por todo el mundo y desde hace algunos años que comenzamos una apuesta decidida por fomentar nuestra responsabilidad social y estamos muy agradecidos de que nos hayan reconocido por ello. Tenemos una cosa clara, queremos hacer el bien haciendo las cosas bien. Algo muy sencillo que puede parecer un galimatías pero que tiene como fin sólo eso, hacer las cosas bien”.

El premio de Cosentino fue para la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino creada con el objetivo de gestionar el Museo Casa Ibáñez, y aquellos otros espacios museísticos y culturales a nivel nacional de especial interés para la Fundación y que en la actualidad componen dos centros en la capital al que se suma su sede matriz en Olula del Río.