Grupo Cosentino, fue distinguido ayer como una de las empresas galardonadas dentro de la III Edición de los Premios Innovación y Salud de Mutua Universal. La entidad aseguradora, mutua colaboradora de la Seguridad Social, organiza estos premios con el objetivo de reconocer la labor de aquellas empresas que han demostrado, a través de proyectos innovadores, un alto compromiso en el desarrollo y la promoción de entornos de trabajo seguros y saludables.

El evento, celebrado en el Casino de Madrid, contó con la presencia de Carmen Casero, Directora General del Trabajo Autónomo y la Responsabilidad Social de las Empresas del Ministerio de Empleo, y del Dr. Rafael Matesanz, fundador de la Organización Nacional de Trasplantes. Por parte de la multinacional almeriense asistió al acto Jose Luis Calleja, Director Comercial de Cosentino Madrid, quien recibió el galardón de manos de Carmen López Hidalgo, directora provincial del INSS de Madrid, y Miriam Rabaneda, Directora de Planificación e Investigación de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

De todas las candidaturas presentadas en esta edición, la organización realizó una selección previa de los veinte mejores casos, de los que finalmente cuatro han sido los reconocidos. Cosentino ha sido finalista en la categoría de “Gran Empresa” por su programa de liderazgo “Safety By Routines, Leading by example”, que tiene como objetivo la integración de la seguridad y salud a través de una serie de rutinas reportadas a través de una app (Gensuite) que permite calendarizar, reportar y hacer seguimiento de las actividades. Un ejemplo real del proceso de digitalización y el uso de nuevas tecnologías en Cosentino, que consolida la cultura preventiva, y refuerza el liderazgo en seguridad y salud en todos los estamentos de la organización.

Cabe recordar que la compañía ya fue reconocida en la pasada edición de estos premios por el proyecto “Desarrollo, Sostenibilidad y Redes”, un programa de formación que Cosentino lleva realizando desde hace varios años, y cuya meta es trasladar conocimiento a toda la cadena de valor en la adecuada manipulación y transformación de las superficies de cuarzo y otras piedras de ingeniería, con especial énfasis en la prevención en la exposición al polvo de sílice. Programa aún vigente, y que durante este 2018 tendrá un nueva fase en toda España con apoyo de diferentes instituciones.