Vecinos de Almanzora y Cantoria se unieron el domingo en la primera Romería de La Virgen, con una jornada de actividades festivo religiosa que se convierte en el pistoletazo de salida de las citas patronales que a lo largo de todo el verano se repartirán por todos y cada uno de los catorce núcleos de población con que cuenta el municipio. El acto central de la jornada fue el encuentro de las dos imágenes, la de La Milagrosa, procesionada en romería desde Almanzora y la de San Antonio de Padua, portada a hombros por vecinos de Cantoria desde la iglesia de Nuestra Señora del Carmen.

Acompañada de una decena de carrozas, La Milagrosa partió desde la capilla del Palacio del Almanzora a las nueve de la mañana para tener su primera parada bajo el puente de hierro de Cantoria, una construcción centenaria sobre el cauce del río Almanzora que es sin duda una de las señas de identidad de la localidad. Allí, organizado por el Ayuntamiento, decenas de vecinos esperaron a los romeros para ofrecerles un desayuno campestre y reponer fuerzas tras un primer tramo de cuatro kilómetros. Los dos kilómetros restantes se llevaron a cabo con vecinos de Almanzora y Cantoria, si bien el mayor número de participantes esperaba con San Antonio en las calles de la localidad, procesionado por vecinos que lo portaron a hombros hasta la entrada del pueblo a la espera de la imagen de la virgen para rendirle honores inclinando el paso ante La Milagrosa.

La jornada continuó con una misa en la antigua estación de tren de Cantoria, hoy incluida en el bulevar, que fue también escenario del posterior almuerzo y jornada de convivencia. Puri Sánchez, alcaldesa de Cantoria ha querido agradecer a todos los participantes su asistencia “y su ayuda para generar encuentros entre los vecinos, que ya sean entendidos más festivos que religiosos o viceversa, nos ayudan a crecer como comunidad y a mostrar a nuestros jóvenes la importancia de generar lazos entre los vecinos, para que sigan manteniendo esa complicidad que se produce entre las personas con un mismo origen, de un mismo pueblo”. Asimismo la primera edil ha querido poner en valor el enorme civismo de los romeros que durante todo el camino, demostraron un enorme respeto por el entorno en el que discurre el sendero.