Esta mañana han amanecido con el lema “Vendida” algunos de los puntos más emblemáticos de las infraestructuras ferroviarias del sureste peninsular, tal es el caso del Puente de Hierro del Arroyo Baúl, del Poblado Minero de Las Menas, de las estaciones de Guadix, Baza, Águilas y Lorca, o de tramos del legendario Ferrocarril del Almanzora, entre otros muchos.

Se trata de la campaña “Sin tren, esta tierra está vendida”, una iniciativa de protesta de la Asociación de Amigos del Ferrocarril Comarca de Baza que pretende responder a la situación en la que se encuentra la zona después de más de tres décadas sin conexiones ferroviarias y obligadas a soportar un aislamiento en materia de infraestructuras tan injusto como dañino para el presente y el futuro del territorio.

Se considera desde este colectivo ferroviario que el olvido al que las está condenando el Gobierno de España, también el de la Junta de Andalucía, hace que estas comarcas orientales estén “vendidas” y abandonadas a su suerte, bajo una pesada losa que impide su desarrollo y las aboca a seguir en una precariedad arrastrada durante décadas.

Amigos del Ferrocarril Comarca de Baza inicia esta campaña “Sin tren, esta tierra está vendida”, destinada a los poderes públicos y también a los distintos agentes sociales, con un claro fin reivindicativo y de denuncia ante las pocas oportunidades de progreso que se están dando en materia de ferrocarril y de infraestructuras a una zona con posibilidades tremendas de desarrollo a nivel socioeconómico.

Del mismo modo se reclama al Ministerio de Fomento prioridad para la vuelta del tren Guadix Baza Almanzora, pidiendo una partida extraordinaria de un millón de euros para el Estudio Informativo que permita la reapertura de la línea, según indica el informe de los técnicos del Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio de la Universidad de Granada, completando la insuficiente partida recogida en los PGE 2018 para tal fin.