El Centro de Rehabilitación Integral de la Asociación ‘Ver de Olula’ luce ya completamente renovado.

La Asociación Ver de Olula, que se ocupa de atender a más de ochenta niños y niñas discapacitados del norte de la provincia, en 2011 estuvo a punto de desparecer; los números no cerraban y a pesar de la implicación de familiares y voluntarios, se hizo una llamada de auxilio para evitar la desaparición de esta institución, que lleva casi 30 años ayudando a pequeños con necesidades especiales.

Juan Francisco Garre, Director del Centro, reconoce que este cambio de rumbo ha sido posible gracias a la implicación del Ayuntamiento y el trabajo en equipo. “Era necesario que nos replanteásemos el fututo de la asociación ya que las necesidades son muchas y cada vez teníamos más demanda. El 21 de julio de 2015 plantee este tema al alcalde de Olula, Antonio Martínez Pascual, y los dos nos comprometimos a ponerlo en marcha. Ha sido mucho trabajo, pero a día de hoy estamos ultimando las instalaciones para ampliar los recursos y los servicios que prestamos a los niños y sus familias”.

La Diputación de Almería con cargo al Régimen General del PFEA y a través de la Mancomunidad de Municipios del Almanzora, la ONCE, el Ayuntamiento de Olula y empresas privadas como Cosentino, han financiado los trabajos que han supuesto una inversión superior a los 160.000 euros.

Las obras han consistido en el desmontaje de las instalaciones existentes hasta la colocación de puertas y ventanas y todos los revestimientos incluidos en el proyecto. Se desmontaron literalmente las instalaciones que existían, se anularon los servicios de electricidad y agua, se demolieron las tabiquerías y paredes necesarias para acometer la nueva distribución, así como la eliminación del muro de cerramiento existente y la posterior cimentación de los muros de delimitación definitivos del patio. El proyecto ha supuesto una nueva distribución y revestimientos con materiales de primera calidad y adaptado a las necesidades de los usuarios.

Las nuevas instalaciones que estos días están equipando y ultimando, han permitido que el Programa de Atención Temprana para niños de 0 a 6 años se doble; han logrado aumentar el número de plazas y también la cantidad económica. Han pasado de 30 plazas a 60, y han duplicado lo que se les paga por el servicio, algo que para la Asociación supone una inyección económica muy importante.

A esto hay que sumar la catalogación como Centro de Educación Especial, un servicio que les va a permitir atender a los niños más graves que en un colegio normal o en un instituto tienen difícil cabida. La Junta les concedía en la orden de 10 de marzo de 2017 la autorización administrativa para ser colegio de educación especial y solo restaría el trámite de hacerlo concertado con la Consejería de Educación.

Ver de Olula está llena de proyectos y afronta el futuro cargada de optimismo. Quieren seguir ayudando a niños y niñas con necesidades especiales y la posibilidad además, de crear nuevos puestos de trabajo en la zona.