Este jueves 21 de septiembre se cumple un año de que Alejandro fuera agredido en clases, delante de su profesora y compañeros.

Ese fue el detonante, el hecho que nadie ha podido negar por la alevosía con la que se produjo.

No era la primera vez que el menor de ahora 14 años, era agredido por otro grupo de menores. Previo a este episodio, en febrero de 2016, el pequeño había sido víctima de una paliza en la puerta de un kiosco 24 horas cerca de su casa. A algunos de esos agresores, Alejandro se los encontró tiempo después en su misma clase en el instituto y fue allí donde fue golpeado delante de su profesora y compañeros.

Ahora, un año después, cuando Alejandro continúa sin volver al instituto, el parte médico indica que no es recomendable “la asistencia al instituto en el momento actual. No sería recomendable para no entorpecer la evolución que está experimentando”.

Durante el pasado ciclo escolar, Alejandro recibió la asistencia de una profesora que le ayudó con las asignaturas, a punto tal que aprobó el año con buenas notas, según nos confirma su madre.

Este año las clases particulares las impartirá un profesor y es de esperar, que poco a poco el pequeño Alejandro, termine de salir del oscuro pozo al que fue arrojado después de ser protagonista de varios episodios de acoso escolar.