Del proyecto participarán personas independientes y pertenecientes a diversos colectivos

La lista de la formación en Vera la encabezará José Antonio Ramos, seguido por Paqui Palomo, ambos de Podemos, mientras que el tercer puesto lo ocupará José Manuel Mañas, miembro de IU. Este acuerdo de confluencia se gestó de una forma natural, ya que, según los miembros de ambas formaciones, existe una coincidencia clara en las líneas políticas necesarias para revertir la situación actual de Vera. 

Según José Antonio Ramos: “Vamos a trabajar duro, como lo hemos hecho hasta el momento, escuchando al tejido social del pueblo ya que de ahí nacen nuestras propuestas. Somos alternativa a las políticas clientelares, irrespetuosas con la protección del medio y acrecentadoras de desigualdad entre barrios y zonas de la localidad que se han ejecutado hasta el momento en Vera”. Ramos expresó además que: “Es necesario girar la vista e implantar medidas útiles hacía las familias que están pasándolo mal, con menos recursos”.

Para la número dos de la lista, Paqui Palomo ““Uno de los grandes activos de Adelante Vera es la numerosa participación de vecinos independientes, que enriquecen y dotan de una dimensión colectiva superior al proyecto”. Afirma también que “siempre nos encontrarán de frente ante discursos basados en el odio, racistas, machistas y excluyentes”.

José Manuel Mañas añadió que: “Es inadmisible que en Vera no existan planes de empleo específicos ni opciones de ocio para jóvenes. Se trata de una necesidad evidente que los diferentes partidos que se han ido sucediendo en el Ayuntamiento, han obviado de forma absoluta”.

“Durante los últimos cuatro años hemos sido capaces de marcar agenda sin tener representación en el Ayuntamiento, hemos obligado al actual Equipo de Gobierno a mirar hacia fuera, creemos que es una cuestión importante que ayuda a entender que se puede y debe hacer política también desde fuera de las Instituciones” apunta Ramos. Y finaliza: “Nos sorprende que las opciones políticas de la oposición en Vera no se muestren visibles hasta pocas semanas antes de las elecciones y vuelvan a desaparecer sin dejar rastro, como si estuviesen en estado de letargo, tras finalizar estas”.