“A día 25 de enero el alcalde de Tíjola no tiene claro quien va a gestionar el agua en su municipio”. Con esta frase responde, Mario Padilla, a la pregunta de que va a suceder con el agua en su pueblo a partir del 1 de febrero. Lo que va a suceder a una semana vista con un servicio básico como es el abastecimiento de agua.

“En el caso de que se tomara la decisión de que Galasa no siguiera gestionando el abastecimiento de agua en nuestro municipio, no es complicado. Se seguiría suministrando hasta que se saque a licitación con otra empresa. Lo más difícil sería la depuración porque la depuradora la tenemos compartida con el pueblo vecino de Armuña”.

De esta manera responde el alcalde de Tíjola a las preguntas sobre el futuro más inmediato en cuanto al servicio de abastecimiento de agua que hasta ahora viene prestando la empresa pública Galasa.

Tras la negativa del Ayuntamiento de Tíjola de aprobar la actualización de las tarifas, y el incumplimiento del convenio, Tíjola quedaría fuera de la empresa pública a partir del próximo 1 de febrero.

Después de meses de negociaciones aún hoy el primer edil desconoce cual será la decisión final. Según asegura, todo dependerá de los informes jurídicos que se presenten hoy en la Comisión de Hacienda y de lo que voten finalmente los concejales en el pleno previsto para el próximo 30 de enero.

Mario Padilla insiste en que decidirán “lo mejor para Tíjola. Valoraremos todas las alternativas que tenemos. Los pros y los contras que existen” y en el pleno extraordinario se votará si finalmente deciden seguir con la empresa pública o buscar otras empresas privadas con las que están negociando en las últimas semanas.

En cuanto a si tienen un plan B, reconoce que llevan semanas valorando diferentes propuestas, cifras y condiciones “pero no quiero hacerlo público para no condicionar la decisión final”. Lo que si quiere trasladar a los vecinos es que “el agua se va a seguir suministrando y el agua seguirá saliendo por los grifos el 1 de febrero”.

Padilla habla de consenso e incluso asegura que “los 11 concejales que formamos la corporación haremos lo mejor para Tíjola, y vamos a ver si no nos equivocamos. Puedo decir que vamos cogidos de la mano, aquí las consignas partidarias no funcionan. Espero que elijamos los mejor para Tíjola y si lo hacemos de forma unánime, mejor” concluye.