Alcalde, concejales, diputada provincial de Deportes y todo el pueblo de Taberno recibían este sábado a su llegada, a los siete franceses, con una media de edad de 65 años, que habían finalizado su recorrido de 1569 kilómetros para llegar hasta la localidad almeriense con la que su pueblo de la Bretaña francesa, Pénestin, está hermanado.

Llegaron sobre las 17 horas, medio pueblo los esperaba, los niños habían hecho banderas dándoles la bienvenida y llaveros que habían realizado ellos mismos para que se produjera un intercambio de regalos.

Premios, una placa distintiva entregada por la diputada provincial de Deportes, Ángeles Martínez, y distintos obsequios formaron parte de la primera toma de contacto a su llegada, después de 11 días de travesía.

Los visitantes se encontraron muy arropados durante todo su recorrido e, incluso, en un momento en el que se perdieron encontraron la ayuda de otros ciclistas que los llevaron a retomar el camino correcto.

Este domingo han estado haciendo la Ruta de la Leche, ordeñando cabras, haciendo queso y visitando la cooperativa, así como conociendo la antigua almazara de aceite. Para este lunes tienen previsto llegar hasta Pulpí a ver la Geoda, el castillo de Terreros y conocer las playas de la zona.

La noche del sábado tuvieron espectáculo flamenco de la mano de la artista almeriense Anabel Veloso, bailarina, coreógrafa y docente, que dirige su propia compañía de danza.

El lunes por la tarde, apunta la teniente de alcaldía Cecilia Toulze, se lo dan “libre, porque quieren comprar cosas para llevarse a su tierra a su regreso”, que será el próximo martes, aunque esta vez lo harán en coche.

La edil Cecilia Toulze, valora muy positivamente el encuentro, porque “ha sido mucho trabajo y ha salido todo a la perfección. Nos han entregado una medalla a mí y al alcalde por nuestra colaboración y nuestro trabajo. Estamos muy contentos de que el hermanamiento con Pénestin siga su curso y a ver ahora qué planeamos para el año que viene”.

Y es que en 2018 es el turno de viajar para los taberneros y tendrán que decidir qué medio de transporte elegirán para llegar hasta el pueblo de la Bretaña francesa.

Hace cuatro años que surgió la idea de hermanar Taberno con algún pueblo de Europa y finalmente se decidieron por Pénestin, un pueblo de la Bretaña francesa, que les pareció que “estaban muy motivados y que teníamos bastantes cosas en común”. Hace tres años tuvo lugar la primera visita de los vecinos del Taberno a Pénestin.