El hijo del ex alcalde de Zurgena, no pierde la esperanza en que las condenas sean más bajas

El anuncio de las condenas dictadas por el Tribunal Supremo contra el ex alcalde de Zurgena Cándido Trabalón de 5 años y 4 meses, rebajando a las dictadas por la Audiencia de Almería que eran de 6 años y 6 meses de cárcel, abre una luz de esperanza en la familia del que protagonizara en abril de 2007, lo que se conoció como “Operación Costurero”.

Cándido Trabalón no quiere hablar, continúa de baja laboral y se refugia en su familia. Es su hijo, Domingo Trabalón, quien acepta la invitación de La Comarca Noticias, para trasladarnos cómo ha sido recibida la última sentencia conocida. “Estamos muy dolidos porque piden esa barbaridad para mi padre que lo único que ha intentado es darle vida a mi pueblo. Tengo claro que no ha hecho nada que no se haya hecho en cualquier pueblo de alrededor, quienes aprovecharon la llegada de ciudadanos británicos para poder crecer y desarrollarse. Aun así, tenemos esperanzas de que todo tenga un buen final. Me acuerdo cuando decían que le caerían mil y pico de años, luego eran seis años y medio y ahora vamos por cinco y con la posibilidad de interponer recurso”, dice el mayor de los hijos, estudiante de enfermería.

“Solo está sobre los dos años (tiempo a partir del cual se hace efectiva la entrada en prisión) una sentencia por falsedad documental”, asegura.

La Sala Segunda del Tribunal Supremo (TS) ha condenado a cinco años y cuatro meses de prisión al exalcalde de Zurgena Cándido Trabalón por delitos de prevaricación urbanística, falsedad en documento oficial, contra la ordenación del territorio y de cohecho impropio, en la causa denominada ‘Costurero’, donde quedó probada la concesión de numerosas licencias de obras contrarias a la normativa.

La sentencia condena a otras 15 personas, entre ellas el exconcejal de Urbanismo Manuel Tijeras, a quien se impone una pena de un año y siete meses de prisión por prevaricación urbanística, según ha indicado el Alto Tribunal en un comunicado.