Curso formativo de producción de semillas y plantas en vivero.

La Fundación Los Carriles, con sede en Macael, continúa trabajando por quienes más lo necesitan. Es en este contexto donde el pasado 1 de abril acudían al acto inaugural del curso formativo, “PRODUCCIÓN DE SEMILLAS Y PLANTAS EN VIVERO”, Emilio Cruz, Concejal de Discapacidad del Ayuntamiento de Macael y José Antonio Antolín Cruz, Gerente de Fundación LOS CARRILES.  

Las acciones que han dado comienzo, constituyen la fase formativa del proyecto “ECHANDO RAÍCES” que se llevará a cabo entre los meses de marzo a julio y que se enmarcan dentro de la Convocatoria de Fundación ONCE de ayudas económicas a proyectos de refuerzo de la emplebabilidad de personas con discapacidad “Uno a Uno” – Año 2018-2019 en el marco del Programa Operativo POISES cofinanciado por el Fondo Social Europeo.

El proyecto pretende la mejora directa de la empleabilidad de 10 personas con discapacidad desempleadas mediante la adquisición de las aptitudes y competencias necesarias, afrontando la inadecuación de las capacidades existentes al mercado laboral, de manera que sea posible su incorporación a éste último de forma estable y duradera en el tiempo.

La mejora de la capacitación profesional de las personas participantes se conseguirá a través de acciones formativas que incluyen periodo de formación en puesto de trabajo, en total el curso tiene una carga horaria de 260 horas.

“Conscientes de que una de las principales causas que originan la exclusión social es el desempleo, y que entre otras muchas razones ésta se encuentra en parte mediada por la escasa cualificación profesional que dificulta su incorporación al mercado laboral, cada vez más complejo, consideramos esencial crear PARA SUMAR oportunidades de empleo dirigido a para personas con discapacidad y/o colectivos desfavorecidos como herramienta para luchar contra la exclusión social y hacia el camino de la autorrealización personal y presente y futuro de nuestra sociedad”, asegura el gerente de la Fundación. 

El trabajo es un soporte magnífico para llegar a la igualdad, pero para ello hay que dar respuestas a las carencias que presenta este colectivo y atender “al vacío y descubierto” existente, con acciones formativas especializadas que refuercen la empleabilidad de las personas con discapacidad e incorporación al mercado de trabajo. 

“Por ello, es fundamental crear y desarrollar programas destinados a la activación del empleo. Si tenemos en cuenta que acceder al mercado laboral cada vez es más complicado, incluso para personas con cualificación y formación técnica, cuanto más para colectivos en riesgo o exclusión social, donde el nivel de cualificación suele ser menor y/o inexistente”. 

El cultivo de plantas aromáticas y de pistachos se alza como una alternativa viable y productiva en el sector agrícola frente a los cultivos tradicionales, como el olivar de secano y la almendra. En algunos casos, la rentabilidad de las plantas aromáticas llega a triplicar los beneficios que se obtienen con otros cultivos y los pistachos a duplicar otros como la almendra cuando los dos necesitan el mismo aporte hídrico y de mano de obra.

Las plantas aromáticas y medicinales se utilizan por sus propiedades terapéuticas, aromáticas y organolépticas, y se aplican a diferentes sectores industriales como por ejemplo farmacia, cosmética, dietética, herboristería y otros. El cultivo de pistacho es deficitario en Europa y de ahí, la oportunidad de plantación en terrenos débiles y pobres en agua como son nuestras comarcas, situadas en la zona norte de la provincia de Almería. 

Analizadas las carencias formativas de las personas con discapacidad y sector en auge en nuestra zona rural (agricultura), se considera esencial el desarrollo de un plan formativo dirigido al desarrollo de competencias profesionales, conocimientos, destrezas y actitudes para el desempeño de un puesto de trabajo en producción de semillas y plantas en vivero para realizar las operaciones de propagación y cultivo de plantas en vivero (aromáticas y pistachos), así como, de producción de semillas, controlando la sanidad vegetal, manejando los equipos, maquinas y herramientas, bajo criterios de calidad y respetando la normativa vigente, incluida la medioambiental y de prevención de riesgos laborales.

La formación específica que recibirán, adaptada a su idiosincrasia y necesidades, favorecerá y beneficiará a todos sus participantes, pues la atención individualizada por profesionales especialistas, guiará y optimizará en todo momento su proceso de aprendizaje, proporcionando los recursos y apoyos necesarios para su consecución.