El Espacio Escénico de Olula del Río ha acogido la séptima Jornada Técnica sobre la gestión de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos organizada por RAEE Andalucía, con base en el Convenio Marco de colaboración para la gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en Andalucía, suscrito entre la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y los sistemas colectivos de responsabilidad ampliada del productor (SCRAP) que operan en la región, y que son Ambilamp, Ecoasimelec, Ecofimática, Ecolec, Ecolum, Eco-Raee´s, Ecotic y ERP.

El objetivo de estas jornadas es dar a conocer el importante papel de la administración local en la gestión de RAEE en la región, y la incidencia que han tenido el Real Decreto 110/2015 y el Convenio Marco de colaboración.

El alcalde de Olula del Río, Antonio Martínez Pascual, ha inaugurado la jornada indicando que “los ayuntamientos y la empresa privada somos los motores para llegar a la economía circular”. Al ser también el presidente del Consorcio Almanzora-Levante-Los Vélez, que agrupa a 45 pueblos, valoró que en el tratamiento de residuos “se mejora cada día”, lo cual incide en “una sociedad mejor”.

Por su parte, Raúl Vega, del Servicio de Residuos de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, ha llevado a cabo una ponencia magistral sobre RAEE en Andalucía. Vega informó de que el 80% de los RAEE (residuos de aparatos eléctricos y electrónicos) se recogen en la distribución y en puntos de venta. El restante a través de los puntos limpios”. Además informo de que en 2017 se pusieron a la venta en Andalucía 121.000 toneladas de aparatos eléctricos y electrónicos; de ellos, la mayoría, 104.000, fueron domésticos, en los cuales predominaban los grandes electrodomésticos, con 81.500 toneladas. Vega indicó que “muchas veces los seguros del hogar incluyen la reparación de averías de electrodomésticos, y no sabemos, así que acabamos comprando uno nuevo”.

Tras Vega el turno fue para José Domingo Rojas, técnico de la Línea de Servicios Ambientales de la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía, con la ponencia ‘Un caso práctico en la gestión local de los RAEE’. José Domingo Rojas, técnico de la Línea de Servicios Ambientales de la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía, con la ponencia ‘Un caso práctico en la gestión local de los RAEE’, explicó el novedoso proyecto que empezará en unos meses en los 14 municipios de la Mancomunidad de Municipios de la Sierra de Cádiz para la recogida de RAEE y el resto de residuos. La idea, con financiación europea, incluye la recogida previa llamada en el domicilio de estos aparatos, además de puntos limpios móviles y contenedores de apertura mediante tarjeta vecinal.

Rojas añadió su opinión de que “la palabra clave en las zonas rurales es la de acompañamiento, por eso un equipo de educadores ayudará a los ciudadanos que lo hacen peor en la clasificación de residuos”.

La jornada concluyó con una mesa redonda compuesta por Pilar Balsera, del gabinete de comunicación de RAEE Andalucía, Carmen Moncada, técnico del Consorcio Almanzora-Levante-Los Vélez y Carlos Bejarano, secretario general de FAEL (Federación Andaluza de Electrodomésticos y Otros Equipamientos del Hogar). Bejarano señaló que “en las tiendas adheridas al sistema de recogida de RAEE han pasado de gestionar 2.600 toneladas en 2014 a 6.900 en 2018”.

¿Qué es el Convenio Marco?

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, la FAMP y los SCRAP firmaron el 12 enero de 2015 el Convenio Marco sobre Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE), para facilitar el cumplimiento de las exigencias establecidas en el Real Decreto 110/2015 sobre RAEE.

El objeto del Convenio Marco es regular la actividad de los SCRAP y determinar las responsabilidades de la Consejería y los entes locales, para garantizar el cumplimiento de las normativas legales que afectan a los RAEE en Andalucía. Este convenio establece compromisos para mejorar los objetivos legales de recogida selectiva, reutilización, reciclado y valorización, y para promover el desarrollo de los SCRAP realizando las operaciones de traslado de forma que pueda lograrse la mejor descontaminación, reutilización y reciclado.

Además, con su firma se persigue un doble objetivo: ambiental y económico. Por un lado, la mejora de estos servicios reducirá la contaminación que estos aparatos generan tras su vida útil. Estos fines implican un aumento de la actividad económica del sector, que emplea en Andalucía a 23.000 personas y factura en torno a los 2.200 millones de euros.

Para garantizar el cumplimiento de estos objetivos existe una Comisión de Seguimiento formada por todos los organismos que integran el convenio, y que promueve la creación de campañas de concienciación para mejorar la tasa de recogida de RAEE y alcanzar los objetivos mínimos que marca el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Más de 43 millones de kilos de RAEE

Andalucía alcanzó los 43 millones de kilos de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) recogidos durante 2017, según el ‘Informe Anual de gestión de los RAEE en la Comunidad Autónoma de Andalucía’ elaborado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y llevado a cabo a través de los datos ofrecidos por los sistemas colectivos de responsabilidad ampliada del productor (SCRAP) que operan en la región. El incremento respecto al dato de 2015, en el que se alcanzaron los 36 millones de kilos, es de 7 millones más de RAEE recogidos situándose la cuota de recogida por habitante en 5,12 kilogramos.

El Real Decreto 110/2015 sobre RAEE establece la cuota de recogida para cada territorio en función del número de habitantes relacionado con la media del peso de todos los aparatos eléctricos y electrónicos puestos en el mercado en los tres años anteriores. De esta forma, anualmente se establecen unas cantidades de recogida de RAEE para cada región. En el caso de Andalucía, para 2017 esa cifra objetivo fue de 53 millones de kilos. Los 43 millones de kilos recogidos suponen un grado de cumplimiento del 88,1% en el ámbito doméstico, casi siete puntos más que en 2016.

¿Dónde se pueden llevar?

El ciudadano dispone de varias alternativas para entregar su viejo aparato eléctrico o electrónico. Entre las opciones que ofrecen las Entidades Locales se encuentran los puntos limpios fijos o móviles, a los que los usuarios pueden acudir para depositar sus RAEE. Otra de las alternativas son los puntos de venta de aparatos eléctricos o electrónicos. Los distribuidores tienen la obligación de recoger el RAEE, con independencia de la superficie de la zona de venta, cuando los usuarios adquieran un nuevo aparato eléctrico o electrónico doméstico equivalente al que se entrega.

En el caso de que los distribuidores dispongan de una zona de venta con una superficie mínima de 400 metros cuadrados, están obligados a prever la recogida de aparatos eléctrico o electrónicos muy pequeños (que no tengan ninguna dimensión exterior que exceda los 25 centímetros) de manera gratuita para los usuarios, y sin necesidad de adquirir un aparato eléctrico o electrónico equivalente.

El poseedor que haga entrega de un RAEE deberá obtener del gestor un justificante, en el que se indique la fecha de la entrega, el tipo de aparato entregado, la marca, el número de serie si es posible, y la información suministrada por el usuario sobre su posible destino a la preparación para la reutilización o reciclado.