El arquitecto Pedro Salmerón, adjudicatario del contrato de redacción de proyecto, dirección facultativa de obras y coordinación de seguridad y salud laboral para la reconstrucción del Patio del Castillo de Vélez Blanco, ha acudido a la comarca del Mármol con el objetivo de visitar y conocer, de primera mano, las canteras de las que se suministrará el material para la obra velezana, declarada Bien de Interés Cultural en 1985, y que en sus orígenes, albergaba ricos relieves en Mármol Blanco Macael.

Con un apoyo de 1.130.000 euros, por parte de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio, la recuperación del Patio de Honor se entiende como medida estratégica para impulsar el sector de la piedra natural en Almería, contribuyendo a aumentar la notoriedad y diferenciación del mármol de Macael como marca, a nivel internacional.

Por ello, AEMA, a través del acuerdo, suscribe el compromiso de asesorar sobre las explotaciones a utilizar en el proyecto, motivo de la visita del arquitecto, y canalizar el suministro a título no oneroso de la materia prima, con la contrapartida, por parte de la Consejería de Economía, Ciencia y Empleo, de contribuir a la difusión internacional de la marca Mármol de Macaela través de una campaña de comunicación internacional que refuerce la reputación de Macael, su mármol y know how en el mercado global y permita recuperar, con creces, la inversión efectuada en términos de valor de marca.

La recuperación del Patio, actualmente expuesto en el Museo Metropolitano de Nueva York, supone además la unión del valor histórico y artístico de éste con el valor y la calidad de la marca Mármol de Macael, que está gestionada por la iniciativa Marca Macael y soportada por la Fundación Marca Macael, plataforma promovida por la Asociación de Empresarios del Mármol de Andalucía (AEMA), con el objetivo de actuar como herramienta de promoción y marketing del sector.

El Castillo de Vélez-Blanco, fortaleza palaciega del siglo XVI, fue residencia de la familia noble de Los Fajardo y albergaba una obra de singular belleza y calidad artística, el Patio de Honor, realizado por artistas italianos en mármol Blanco Macael.

El patio fue adquirido en 1904 por un marchante de arte francés que, a su vez, lo vendió al millonario estadounidense George Blumenthal, que lo utilizó en su residencia y, tras morir, fue donado al Museo Metropolitano de Nueva York.