Las obras de derivaciones individuales a las viviendas se iniciarán en breve tras una primera fase ya terminada donde se preinstalaron las líneas principales del núcleo histórico

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Serón adjudica las obras de Soterrado del Cableado Eléctrico del municipio a la empresa local YNSTEC por un importe de 44.204.11 euros (IVA incluido); al conseguir esta firma la mayor puntuación obtenida en licitación pública abierta. 

Tras una primera fase del soterrado ya terminada por la compañía Endesa, donde la empresa trabajó en las líneas principales del núcleo histórico municipal, el consistorio realizará las derivaciones individuales a las viviendas (se trata de la prestación de servicios completos de estas líneas principales ya soterradas por la eléctrica, hasta las acometidas de los contadores de dichas viviendas del núcleo histórico). 

Recordar que este proyecto se inició tras las obras de urbanización llevadas a cabo inicialmente por el ayuntamiento con la previsión de arquetas y tubos soterrados donde se prepararon las calles de cara al alojamiento de los cables de distribución que dan suministro a los abonados (viviendas, comercios o edificios).

En la primera fase de soterramiento (llevada a cabo por la subcontrata Eiffage de la distribuidora Endesa), los trabajos se centraron en realizar la colocación de tubo subterráneo de todo el anillo principal que rodea la Calle Real; zona en la que se concentran los principales problemas del cableado existente, donde se eliminarán tendidos descolgados, trenzados a baja altura, etcétera. A partir de este anillo que circunda interconectando toda la calle Real, se conectó con el tramo de la Calle Gadil hasta la Plaza Nueva. De esta forma se alimentarán a todos los suministros ya desde canalización subterránea, retirándose al mismo tiempo todos los trenzados eléctricos de baja tensión que circulan grapeados a las fachadas a través de toda la Calle Real y Calle Gadil hasta Plaza Nueva. Con esta nueva fase también se dará servicio a todas las calles restantes que conforman el núcleo histórico desde la red subterránea.

«El objetivo de estos trabajos se planteó inicialmente por cuestiones de seguridad, ya que existen muchas zonas conflictivas en las que los tendidos crean un problema constante al encontrarse estos incluso sujetos con cuerdas, pero quizás uno de los propósitos más destacables con este proyecto sea mejorar la imagen de la zona principal del casco histórico, eliminando los antiestéticos trenzados eléctricos, y quitando aquellos que cruzan calles que tanto dañan la vista», explica el concejal de Obras y Servicios Jorge Fernández Camenforte.