Además, se han incorporado obras pertenecientes a la serie “La máscara de Beethoven”

Coincidiendo con el 250 Aniversario del nacimiento de Ludwig van Beethoven (Bonn, 1770 – Viena, 1827) y aprovechando los meses que, debido a la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, las instituciones culturales españolas han tenido que mantener cerradas sus puertas, el Museo Ibáñez de Olula del Río ha llevado a cabo una renovación integral de la sala que, desde su apertura en 2004, acoge la serie “Del Corazón al Corazón. Una aproximación emocional a la obra de Ludwig van Beethoven”.

Un amplio conjunto de obras, pintadas por Andrés García Ibáñez (Olula del Río, 1971) entre 1996 y 1997 bajo la influencia de la música del genial compositor alemán, del que se exponen en la sala 17 de la pinacoteca olulense un total de veintiuna piezas de medio y gran formato. Unas obras a las que ahora se han sumado tanto algunos de los óleos sobre papel que configuran la serie que en 2015 dedicó nuevamente Ibáñez a Beethoven, bajo el título de “La máscara de Beethoven”, como una réplica en escayola de la mascarilla mortuoria del compositor alemán, realizada en 1827 por el pintor austriaco Josef Danhauser.

Aprovechando esta intervención, no sólo se ha llevado a cabo una redistribución espacial de las piezas de la serie “Del Corazón al Corazón” y se han incorporado nuevas obras a la ya numerosísima colección permanente del Museo Ibáñez, sino que también se ha renovado la imagen de la sala. Un espacio cuyas paredes se han pintado con un nuevo tono, que valora más las pinturas, y en el que, junto a cada una de las obras expuestas, se han incorporado nuevas cartelas con textos en español e inglés. Unos renovados elementos informativos en los que el visitante encontrará unos códigos QR que le permitirán acceder, a través de su móvil, a una información mucho más amplia sobre cada una de las obras expuestas.

Tal y como indica Juan Manuel Martín Robles (director de la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino y buen conocedor de la obra de Ibáñez), «la renovación de esta sala, cuyo diseño ha sido concebido en su integridad por el propio Ibáñez, permitirá al visitante acercase de una forma muy directa no sólo a la obra del artista nacido el Olula del Río, sino también a su pensamiento y a sus referentes vitales y artísticos, y en este caso concreto a los lazos emocionales que le unen a Beethoven. Un compositor cuya influencia en la obra de Ibáñez, admirado por la modernidad y trascendencia del discurso beethoveniano, es palpable desde su juventud, cuando Andrés comenzó a estudiar de forma sistemática el inmenso legado musical del compositor alemán».

Con esta actuación llevada a cabo en la sala dedicada a Beethoven, el Museo Ibáñez continúa la renovación de sus espacios expositivos y la puesta en valor de su colección permanente. Una renovación que se inició en enero de este año 2020, cuando en algunas de las salas del museo se cambió el anterior sistema de iluminación de bajo consumo por focos con lámparas Led. Una iluminación energéticamente más eficiente y con la que apreciar mucho mejor la calidad y el color de las obras expuestas.

Nuevamente abierto desde el pasado 2 de junio, tras la implementación de las correspondientes medidas sanitarias, el Museo Ibáñez, y todos los espacios que junto a éste configuran la Ciudad de la Cultura de Olula del Río, se puede visitar de forma gratuita de martes a domingo, de 11:00 a 14:00 horas y de 19:00 a 21:00 horas.