El partido Popular es el primer partido político que reaccionó a las cartas enviadas desde la asociación Abusos Urbanísticos Almanzora-No, solicitando una reunión para poder intentar dar una solución a las miles de viviendas fuera de ordenación que existen en la provincia y en la comarca del Almanzora.

Autoridades partidarias, parlamentarios, alcaldes, concejales y medio centenar de vecinos de origen británico, asistieron al encuentro que la tarde de este lunes se llevó a cabo en la sede del partido Popular de Fines, con el objetivo de alinearse detrás de una moción que ha sido presentada en el parlamento por el PP el pasado 8 de mayo, el mismo día que se modificó la ley urbanística andaluza.

Esa modificación ha sido considerada como “insuficiente” por el colectivo británico que entiende que no da solución a las parcelaciones e impide que las viviendas accedan a servicios básicos como la luz y el agua.

Por ello, Gerardo Vázquez, portavoz y abogado de AUAN, agradeció al PP por la ingeniería para incluir la enmienda a la ley que revierta esta situación. “Hemos pedido una reunión con Susana Díaz pero hasta el momento no nos ha respondido”, aseguró el letrado, para quien el problema es “una cuestión social y de Derechos Humanos”.

En la misma línea se manifestó José Díaz, Decano del Colegio de Arquitectos, para quien “el urbanismo está encarcelado, desde que las competencias pasaron de Fomento a Medio Ambiente. La solución es el urbanismo, un urbanismo que debe ser flexible, manteniendo las líneas rojas que todos conocemos”.

Para la portavoz del grupo popular en el Parlamento andaluz, Mari Carmen Crespo, “nosotros siempre hemos seguido las mismas directrices que son las de resolver el problema”.

El máximo responsable del partido a nivel provincial, Gabriel Amat, recogió el guante de los parlamentarios y propuso llevar la moción este viernes al Pleno de la Diputación provincial, para hacerlo extensivo a todos los grupos políticos de manera que sea una propuesta amplia, lo más representativa posible.

De la reunión participaron los Prior y los Payne; dos familias que a día de hoy representan la caótica situación del urbanismo en Andalucía donde se calcula más de un millón de personas afectadas.