Sepultura pasó por Adra en el único concierto que dará en España

The Juergas Rock Festival cumplió con su séptima edición que combina música, sol y playa

El Juergas Rock en su séptima edición llegó a su fin este sábado en el municipio de Adra. Un festival de rock que año tras año congrega en esta localidad del Poniente almeriense a miles de personas que disfrutan de un turismo que combina música, sol y playa. 

Este año, según datos de la organización, más de 25.000 personas pasaron por Adra para asistir al espectáculo de sus grupos favoritos, en tal vez la edición más variopinta desde que existe el encuentro que nació en el municipio de Fines allá por el año 2013. Su fundador, José Carlos Fortes sigue apostando por acercar el rock a sus seguidores.

José Carlos Fortes es el máximo responsable del Juergas Rock Festival

Los datos económicos aun no se han calculado, pero el público juerguista deja en Adra más de un millón de euros por edición, lo que para este municipio de algo menos de 25.000 habitantes es toda una inyección económica. Por eso es importante la realización del festival en un lugar donde sus comerciantes quieren que se quede para siempre; en cuatro días se duplica la población y eso redunda en beneficio de todos, inclusive de propietarios de viviendas capaces de pedir mil euros por el alquiler de cuatro noches. Eso es algo que debería invitar a la reflexión en una localidad donde hay escasa oferta hotelera pero la especulación y la falta de control en los alquileres, repercute directa y negativamente haciendo peligrar el sustento en el que se apoya esta pequeña gallina que por ahora ofrece huevos de oro.

Quejas aparte, el Juergas de este año ha contado con algo menos de público que en las dos ediciones anteriores pero sigue ofreciendo calidad y pone alcance de la mano del pueblo rockero a sus grupos favoritos. 

El escenario Agustico instalado en el Paseo de Adra este sábado contó con la actuación de Alfredo Piedrafita y su hijo Iker. El ex guitarrista de Barricada y su vástago con sus guitarras y voces, hacen un emotivo recorrido por los clásicos del rock donde no faltó la versión de U2, “With Or Without You”.

Alfredo e Iker Piedrafita actuaron por la mañana del sábado en el Paseo Marítimo

Luego y antes de la hora de comer, la sorpresa llegó de la mano de Jamones con Tacones. La banda murciana y su estilo ecléctico y divertido hizo saltar y bailar a la multitud congregada a la sombra de la carpa mientras fuera el sol propinaba un duro castigo a los viandantes.

Por la tarde y ya en el escenario mayor, Alamedadosoulna abrió la última parte del festival al ritmo del ska tradicional y recursos teatrales que hacen más entretenido el espectáculo que ofrece la banda madrileña.

Alamedadosoulna trajo el ska al escenario mayor la tarde del sábado

Turno para Koma y los fanáticos del metal que acompañaron en cada una de sus canciones.

De la dureza de Koma a la dureza de Ayax y Prok, pero en versión rap del Albaycín. Con letras pensadas y reivindicativas, los gemelos granadinos ya se han hecho un hueco en la escena nacional. Aviso a navegantes, a los que no les guste el rap que comiencen a escucharlo; allí habitan los encargados de conformar la nueva resistencia musical. Si yo te digo Harcore  tú dices Kalashnikov, canta la multitud con el puño en alto.

Ayax y Prok aportaron el rap barrial y combativo al escenario principal del Juergas

A continuación Sepultura. La mítica banda brasileña pasó por el escenario del Juergas en su única actuación en nuestro país. La potencia arrolladora de su trash metal y la imposición física de su cantante Derrick Green, impusieron en Adra la dureza de esta banda formada en el año 1984.

Macaco, Lágrimas de Sangre, Narco –un año más presente en el Juergas y sobreviviente de la primera edición- y Gomad & Monster, dejaron claro que una vez descansados, el show debe continuar.