En el mismo momento de las palabras, en estos tiempos donde toca redifinir roles y contenidos, desde el grupo Gerial y la Residencia de Personas con Discapacidad “Virgen del Socorro” de Tíjola, nos invitan a cambiar el sentido, la dirección de las letras, y donde dice “discapacitados”, hablar de “capacitados”.

Con motivo este próximo 3 de diciembre de la conmemoración del día que conmemora “la más importante minoría del mundo”, al decir del alcalde Mario Padilla, encargado de abrir la gala en el Centro Cultural Fidela Campiña, por quinto año consecutivo, directivos, monitores y usuarios, se reunieron para demostrarnos que efectivamente tienen capacidades; a veces las mismas que el resto, a veces diferentes, pero capacidades al fin y al cabo.

A ellos, a “los que viven la vida con espontaneidad”, le dedicaron el manifiesto dos trabajadoras de la residencia; “hemos aprendido a escuchar con la mirada” dijeron ante un auditorio en el que se encontraban autoridades, familiares y amigos.

En nombre de la gerencia de Gerial, habló Antonio Carrión Pérez, socio gerente del grupo, quien insistió en la ética y en poner en el centro del trabajo a las personas.

Una gala siempre emotiva que prosiguió luego con una comida de convivencia.

El 3 de diciembre es el Día Internacional de las Personas con Discapacidad; un día que fue proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 14 de octubre de 1992. Su objetivo fue establecer un mensaje claro de toma de conciencia de la situación desfavorecida de estas personas, asumiendo el reto de conseguir medidas encaminadas a mejorar su calidad de vida, una total integración en la sociedad y la igualdad de oportunidades.