La Diputación Provincial de Almería ha clausurado dos nuevas acciones formativas, impulsadas por el Área de Juventud, en las que han participado cerca de un centenar de jóvenes de los municipios de Zurgena y Beires. En concreto, se trata de cursos de monitor de ocio y tiempo libre y de repostería con el que los participantes han adquirido conocimientos y habilidades para trabajar en actividades relacionadas con la naturaleza y las Escuelas de Verano así como los conocimientos necesarios para preparar postres y todo tipo de dulces.

En el caso de Beires, los participantes a la actividad ‘Monitor de Escuela de Verano’ han aprendido aspectos relacionados con los recursos y habilidades que tienen que tener para realizar las funciones de Monitor de Escuela de Verano, utilizando, entre otras su labor como monitor, técnicas de animación y aprendizaje a través del juego, expresión y creatividad, desarrollo social y educación de valores.

Por su parte, el Taller de Repostería que se ha celebrado en Zurgena ha tenido como fin acercar a los participantes al mundo de la cocina, preparando postres sencillos y dominando tanto vocabulario técnico y como los principales utensilios. Asimismo, los participantes han tenido una primera aproximación al tratamiento higiénico y cuidados en la manipulación de alimentos, métodos de cocinado y aprovechamiento de los alimentos.

Tanto los jóvenes de Beires como los de Zurgena han disfrutado de los talleres, participando con gran interés en esta actividad que se ha realizado en sus respectivos municipios.

Ambas iniciativas, se encuadran dentro del programa de “Experiencias Creativas para Jóvenes 2018”, organizado por el Área de Juventud de la Diputación con el fin de ofrecer recursos a los ayuntamientos de la provincia para atender las necesidades de los jóvenes en materia de formación en municipios menores de 20.000 habitantes.

Con este programa, la Institución Provincial pretende dar a los jóvenes una visión general y de iniciación a las materias que se tratan, de forma que si les interesa puedan seguir ampliando sus conocimientos. Se les facilita herramientas necesarias para su adquisición, así como de experiencias que contribuyan a la inserción laboral y a promoción personal del joven, despertando al tiempo un interés y motivación para seguir formándose, atendiendo las necesidades formativas de la población juvenil de la provincia con edades comprendidas entre 14 y 30 años de edad.