Poner en valor la riqueza de su patrimonio es uno de los objetivos del Ayuntamiento de Lúcar. Su alcalde José Antonio González convocó a una reunión al respecto hace un par de meses para intentar lograr la colaboración de periodistas, técnicos de la Diputación provincial y por supuesto los vecinos de Cela, para entre todos, lograr reconstruir un pedacito de historia de esta fuente natural de agua, testigo de miles de años, de luchas e historias, lo que se tradujo en el acto de este pasado viernes.

Una exposición de fotografía con imágenes de antaño, coches antiguos, un video donde los memoriosos del lugar han dejado reflejado un modo de vida correspondiente a otros tiempos, y la charla del historiador Juan Grima, fueron parte de la puesta que acabó con la actuación musical de Carmen Muyor y Enrique Peña.

En la Fuente de Cela, las aguas emergen de manera natural. Tiene un caudal constante de 42 litros por segundo y una temperatura que se mantiene en las distintas épocas del año entre los 22 y 24 grados centígrados.

Ya en tiempos romanos, había referencias a la riqueza de este agua termal de la entonces República Tagilitana, la actual Tíjola. La Fuente de Cela riega nuestra vega y su agua se reparte entre los municipios de Tíjola, Lúcar y Armuña.

Por eso este viernes por la noche, luego de la inauguración de la exposición de fotografía, los alcaldes de Tíjola -Mario Padilla- y Lúcar, presidieron la mesa acompañados de Juan Martínez, ex alcalde de Tíjola y responsable de la primera ampliación de la balsa en los años ochenta.

Junto a ellos, el historiador Juan Grima, encargado de una exposición en la que se rememoró un conflicto del año 1.500 por la propiedad de la balsa, lo que desembocó en una salomónica decisión; la mitad de la fuente era de Tíjola y la otra mitad, de Lúcar.

Un acto cargado de emotividad, donde los recuerdos fueron el hilo conductor de este reconocimiento a un lugar que ha trascendido a través del tiempo y que ha tenido en el agua el sostén de todas las civilizaciones.

Cientos de vecinos se dieron cita en su balsa, para celebrar este merecido reconocimiento.