La obra humana más importante del territorio almeriense no está en nuestros castillos, iglesias, casas señoriales o demás patrimonio monumental, sino que está formada por los miles de balates y paratas que aterrazan nuestras extensas sierras, por los sistemas hidráulicos tradicionales y por las construcciones populares que conforman nuestros pueblos. Buena parte de estas construcciones agropecuarias y la casi totalidad del territorio aterrazado se ha construido a base de pericia, piedra y la necesidad de ganar a la montaña nuevos cultivos para garantizar la supervivencia en los momentos de más auge demográfico o buscando nuevos espacios parraleros para la uva de embarque.

Para levantar esta ingente obra colectiva se utiliza una técnica usada al menos desde el neolítico y que ahora se conoce como técnica de la piedra seca.

Las piedras, partidas o no, se encajan para construir sin necesidad de ningún material aglomerante. Simplemente se busca una correcta distribución y encaje buscando el máximo contacto entre las piezas y dejar que el peso y la gravedad actúe.

Estas construcciones en piedra se han usado en casi todas las civilizaciones, teniendo en el Mediterráneo una notable presencia y abundantes tipologías constructivas, motivo por el cual la técnica de la piedra seca opta a convertirse en Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO a través de una candidatura formada por ocho países con Chipre y Grecia como coordinadores, junto a España, Croacia, Suiza, Bulgaria, Francia y Portugal.

Aprovechando la celebración de las Jornadas Europeas de Patrimonio organizadas desde el Servicio de Protección Patrimonio de la Delegación de Cultura y conscientes de la importancia que la técnica de la piedra seca (empleo únicamente de piedra) ha tenido en la construcción del paisaje aterrazado de montaña almeriense y en la arquitectura negra de pizarra, se ha montado esta exposición con fotografía de Juan Antonio Muñoz, miembro del Instituto de Estudios Almerienses y del Laboratorio de Antropología Social de la Universidad de Almería que ampara la exposición.

Además, acompaña esta muestra sobre Piedra Seca, libros técnicos pertenecientes a la Biblioteca de Andrés Molina, Profesor de Oficina de Proyectos de Construcción y miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Igualmente podemos ver herramientas para el trabajo de extracción de la piedra natural y algunas rocas utilizadas en esta técnica constructiva.

La exposición ha viajado hasta Cataluña, donde ha tenido su primera parada en Gavá, con motivo de la celebración el pasado 13 de mayo de la convivencia del colectivo de almerienses residentes en esta zona y que anualmente aprovechan para celebrar San Marcos. Después la obra fotográfica pasará por la Casa de Almería en Barcelona y por el Centro Cultural de Hospitalet.

Una magnífica manera de llevar nuestra cultura y nuestros paisajes, a los almerienses que afincados hace años en otra tierra, nunca olvidan la tierra que les vio nacer.