El Consejo de Gobierno llevado a cabo la mañana de este martes, ha acordado destinar 3,72 millones de euros a la contratación urgente de los servicios de atención inmediata para el acogimiento de 400 menores extranjeros no acompañados en las provincias de Almería, Cádiz y Granada. Esta cantidad se consigna con cargo al Fondo de Contingencia del Presupuesto de la Junta de 2018, una dotación diferenciada para atender necesidades de emergencia y sin cobertura en las cuentas autonómicas.

La dotación de las nuevas plazas residenciales, adicionales a las 300 que ya reforzaron el dispositivo de acogimiento en 2017, viene motivada por la creciente afluencia de estos menores a las costas andaluzas, con más de 1.900 en lo que va de año, y por la previsión de un agravamiento de la situación ante las circunstancias de cierre de fronteras y restricciones a la inmigración africana en países tradicionalmente receptores. Ello obliga a garantizar la capacidad de respuesta de los Centros de Acogida Inmediata de las tres provincias andaluzas más afectadas, para poder atender las necesidades básicas de alimentación, cuidados y alojamiento.

Las contrataciones, con vigencia hasta el 31 de diciembre de 2019, se realizan con las entidades Engloba, Fundación Samu, Anide, Afinsa e Interprode, todas ellas con personal especializado en intervenciones con menores extranjeros no acompañados, incluyendo atención educativa. Tanto las 400 plazas de ahora como las 300 anteriores se consolidarán posteriormente a través de contrataciones ordinarias.

Justamente es la Fundación SAMU, con mucha presencia en Sevilla y Motril, quien según ha podido saber La Comarca, es la responsable de los niños que residen en un cortijo de alquiler en el paraje de La Jauca de Serón, donde habría un grupo de unos 25 menores africanos de entre 14 y 17 años. Se trata de cortijos privados que hasta hace poco tiempo se dedicaban a actividades de ocio y turismo. A mediados del mes de junio, un grupo de menores, según trascendidos, se escaparon del lugar lo que provocó la intervención de la Guardia Civil, ante la sorpresa de los vecinos que desconocían que allí se encontraba este centro. Al parecer, fuentes consultadas por La Comarca, muchos de estos niños vienen con contactos en diferentes países europeos, por lo que una vez en España, intentan cruzar las fronteras para dirigirse a Francia, Holanda, Alemania entre otros.

Junto con la ampliación de plazas, la Junta mantiene su plan especial para acoger a los menores y reitera su llamamiento a las autoridades europeas, a través del Gobierno de España, para que se tengan en cuenta las necesidades de Andalucía como una de las regiones que registran actualmente mayor presión migratoria.