Después de diecinueve años vuelve la enseñanza reglada de la Piedra Natural a las aulas del IES “Juan Rubio Ortiz” de Macael, ha costado muchísimo el volver a implantarla, pero viene con aires renovados, para quedarse y formar a las nuevas generaciones.

La piedra natural un material clásico con proyección de futuro, este puede ser el eslogan que justifica la utilización cada vez mayor en distintas aplicaciones ya sean de tipo constructivo, ornamental, industrias químicas, alimentarias, o en materiales empleados en seguridad.

La piedra natural está ampliando su uso tradicional en el que solo la construcción era su punto fuerte, con el avance en las nuevas tecnologías, se ha pasado del sillar de cantería a la mínima expresión en cortes milimétricos, del muro macizo a la fachada trasventilada que forma una piel protectora del edificio inteligente, del empedrado al suelo técnico, de la escalera empotrada al acero y piedra, se bate junto a otros materiales como el cristal, siendo también traslúcida, con la madera siendo cálida, con el hormigón siendo resistente, con la pintura teniendo color. No solo eso, sino que tiene textura, resistencia, durabilidad, condiciones apreciadas por diseñadores, arquitectos, interioristas, decoradores..

Con el avance de la industria química, la piedra natural ya forma parte de productos como los detergentes, correctores de ph para suelos, abonos, colorantes, material filtrante, espesantes y bases de pinturas, blanqueantes para el papel, desulfurantes, etc. La cosmética emplea los micronizados para productos de belleza, cremas, exfoliantes, dentífricos, e incluso la industria alimentaria los añade en pastelería, espesantes en precocinados o saborizantes. Tejidos innovadores utilizan en su composición derivados pétreos, moquetas y gomas e incluso en elementos para nuestra seguridad y protección, con el desarrollo de pavimentos antideslizantes y asfaltos técnicos, materiales ignífugos o componentes en productos contraincendios. Los plásticos mejoran aditivados con residuos de la piedra natural, así en la fabricación del PVC y el poliéster, lo hacen más rígido y denso, las gomas reducen su calentamiento debido a la abrasión. Ayudan también al medio ambiente, colaborando en el proceso de recuperación del plomo de baterías usadas, al ser utilizado como fundente en los hornos de calcinación. En la fabricación de barnices, esmaltes cerámicos, pegamentos, lecho filtrante para la industria sanitaria, son algunas de las últimas innovaciones en las que se aplica la piedra natural. No debemos olvidar que en los materiales de construcción, como son el cemento y la cal, el terrazo y el mármol artificial, y áridos para aislantes, impermeabilizantes y revestimientos continuos conforman una importante lista de productos.

En el campo más artístico, decoradores, diseñadores y artistas, cada día emplean más la piedra natural y ven posibilidades de utilización por las características físico-químicas de las mismas, así encontramos mobiliario urbano, elementos de jardinería, ornamentación, fuentes, elementos de calefacción, joyería, bisutería, iluminación, incluso juegos de mesa.

Todas estas innovaciones confieren un gran futuro a la industria de la piedra natural, no debemos pensar en que todo termina en las aplicaciones en la construcción, existen campos apenas explotados donde un magnífico potencial da vida a este milenario trabajo en constante evolución, la técnica y los nuevos estudios abren un gran horizonte por ello debemos implicar todo el tejido empresarial en la búsqueda de nuevos caminos que auguran un gran futuro. Es hora de matricularse para el próximo curso 2018-2019 en el IES JUAN RUBIO ORTIZ de Macael.

Autor: Andrés Molina Franco. Profesor Técnico de F.P. Oficina de Proyectos de Construcción.