En el municipio de Partaloa, continúan las (presuntas) irregularidades en cuanto a la manera de gestionar la localidad.

El alcalde Antonio Peñuela y su segundo Enrique Montalvo, han sido condenados a siete años de inhabilitación para empleo o cargo público, condena en firme, con fecha 21 de abril de 2017, que aun no se ha hecho efectiva, puesto que a pesar de que Peñuela haya cedido las competencias de alcaldía a Lamberthe Van der Aar, -ciudadana belga que concurrió a las elecciones municipales de 2015 bajo las siglas de ADEPART-, ésta todavía no ha devuelto la “normalidad” al Ayuntamiento, que desde el pasado verano “se encuentra fuera de todo control jurídico y económico”, según denuncian desde la oposición del Partido Andalucista.

Esta es la razón del escrito presentado por el PA dirigido a la alcaldesa en funciones, recordándole que tiene “responsabilidad clara y directa de la situación existente en el Ayuntamiento, debiendo a la fecha haber convocado al Pleno Extraordinario que se solicitó el pasado mes de noviembre. También le recuerdan a la alcaldesa en funciones, que debe “solicitar el servicio de Secretaria/Intervención de asistencia a municipios de Diputación para su celebración”.

“A la fecha se tiene constancia de que la Junta Electoral central ha expedido las credenciales de los siguientes miembros de la corporación de forma tal que se ha dado de baja como concejales a las personas inhabilitadas”, aseguran en el escrito los dos concejales del PA que lo firman; Alejandro López Martínez y Sandra Ann Tyrrell.

La situación en el municipio de Partaloa en opinión de la oposición del Partido Andalucista, es de absoluto “descontrol”, ya que “el Ayuntamiento está fuera de la ley, fuera de todo control económico y jurídico”.