1º Encuentro para el Intercambio de Experiencias y Entrenamiento en quemas prescritas

La desaparición del pastoreo tradicional y el abandono de la sierra y sus usos agrarios, ha provocado que aumente la presencia de matorral y por tanto de la combustibilidad en nuestros montes. Más teniendo en cuenta la escasez de lluvia y las altas temperaturas durante periodos largos, todo ello provoca un tándem perfecto para que se produzcan grandes incendios. De ahí la importancia de las llamadas ‘quemas prescritas’, una técnica de supresión y mitigación de incendios forestales descontrolados, mediante incendios contralados del material combustible acumulado en los periodos de primavera y otoño.

Javier Rubio es Técnico de Operaciones en el Centro de Defensa Forestal (CEDEFO) de Serón y participa estos días en el Primer Encuentro para el Intercambio de Experiencias y Entrenamiento en Quemas Prescritas ‘TREX Andalucía 2019’ que organiza la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía y la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía, con el apoyo de The Nature Conservancy (TNC). Un encuentro internacional en el que participan casi un centenar de gestores del territorio, bomberos forestales y científicos de todo el mundo con el objetivo de compartir experiencias en la planificación ejecución y evaluación de quemas prescritas, efectos del fuego y gestión de un paisaje más resiliente a los grandes incendios y al cambio climático.

Bacares se ha convertido estos días en punto de encuentro para profesionales del fuego; once días en los que bomberos de diferentes comunidades autónomas, de países como Estados Unidos, Reino Unido, Suecia o Italia y directores de Parques Naturales, entre otros expertos en la materia, se levantan cada día muy temprano para definir el plan de actuación en la Sierra de los Filabres. Están realizando 3 días de quema por semana, con un campamento base establecido en Bacares y cada tarde, llevan a cabo talleres y ponencias sobre extinción de incendios.

“Es una actividad muy positiva, el entorno inmejorable, nuestra Sierra de los Filabres y con profesionales de todo el mundo con los que estamos intercambiando experiencias, aprendiendo unos de otros” explica Rubio, trabajador del CEDEFO de Serón, que está convencido de que las quemas prescritas “es la mejor manera de enfrentarnos a grandes incendios. Quemando ahora una pequeña superficie, esas zonas calificadas como críticas, vamos a salvar el día de mañana muchas hectáreas ante la posibilidad de grandes fuegos”.