Este martes 31 de julio, se llevó a cabo la segunda Jornada sobre la Balsa de Cela.

Si el lunes Juan Antonio Muñoz nos habló del uso del agua, construcciones, aprovechamiento y la importancia para el desarrollo de los pueblos; una interesante ponencia sobre la cultura del agua en el Almanzora y también en toda la provincia de Almería, este martes se abordó la significación que para nuestra tierra tuvo la uva de barco, sobre todo a principios del Siglo veinte.

La uva en barco fue uno de los motores económicos del norte de la provincia y se abordó de la mano Antonio Rubio Casanova, seguramente la persona que más sabe sobre este tema, y con la ayuda de vecinos y vecinas que son testimonio vivo de nuestra historia.

Rubio Casanova es natural de Tíjola, aunque reside en Almería. Técnico Agrícola de profesión, Trabaja en la Delegación de Agricultura, más exactamente en el Departamento de Sanidad, de la Junta de Andalucía.

Es el responsable del proyecto de Biodiversidad Domesticada, que consiste en la recuperación de variedades tradicionales de semillas y plantas a quien le acompañaron Juan Carreño Martínez, Maruja Castillo Castillo, Antonio Miguel Carrión García y María Solves Fernández, parraleros de la época.

Además de los alcaldes anfitriones de Lúcar y Tijola, del evento participó el Consejero de Agricultura, Rodrigo Sánchez Haro,quien ha definido a la Balsa de Cela como una “evidencia clara” del “gran efecto impulsor y dinamizador” de la cultura del agua y el regadío.

La segunda edición de estas jornadas, fue clausurada con la actuación del Trío Sombras.