El alcalde, Sergio Sánchez Requena (PSOE) ha retomado la recreación histórica de la Declaración de Guerra que se produjo entre Líjar y Francia en 1883 y su posterior Firma de la Paz en 1983. Al acto ha asistido el Delegado de Cultura de la Junta de Andalucía, Alfredo Valdivia.

Hoy, 4 de octubre de 2017, han tenido lugar diferentes actos para conmemorar los acontecimientos que pusieron a Líjar en el mapa francés, un día para recordar que un pequeño pueblo de la Sierra de los Filabres se enfrentó o dio cara a la gran nación francesa. Hoy Líjar ha vuelto a ser un David ante Goliat.

Los actos han comenzado con la inauguración de las jornadas a cargo del alcalde, Sergio Sánchez, la técnica de Diputación Carmen Liria, y el delegado de Cultura Alfredo Valdivia, para posteriormente dar paso a la recreación del origen del conflicto, donde los vecinos del pueblo han sido los protagonistas, exponiendo los hechos en los que Alfonso XII fue nombrado Coronel Honorario de Alsacia por Otto Von Bismark y Guillermo II.

A continuación, ha tenido lugar la conferencia “La crisis franco-española de 1883 y sus orígenes. Repercusiones en nuestro país” llevada a cabo por el historiador y editor Juan Grima. Acto seguido se ha recreado el abucheo que recibió en Francia Alfonso XII por parte del pueblo francés. Por esos motivos, pasa a escena Miguel García Sáez, el alcalde que declaró a Francia la Guerra, y se lee la declaración de guerra que se realizó a Francia.

En las jornadas ha habido un descanso y se han retomado a las 17 horas con la presentación del libro “Líjar y la Guerra del Siglo con Francia”. El libro es una redacción del historiador Santos Agüera Pedrosa y una recopilación de imágenes de Juan Ángel Molina Díaz. Ambos han sido presentados por el alcalde y han podido explicar la historia y composición de este libro, en palabras de Santos Agüera: “este libro debe de ser un lazo afectivo, un sentimiento de orgullo y que sirva para hacer pueblo”.

Las jornadas han finalizado con la última representación: la firma de la Paz con Francia en 1983. De nuevo el pueblo ha participado y se ha trasportado a ese pasado no muy lejano en el que el alcalde, Diego Sánchez Cortés, firmó la paz con el embajador francés Charles Santi. El mismo alcalde, Sergio Sánchez, ha interpretado en la recreación a Diego Sánchez que curiosamente es su abuelo y de esta forma cuasi mágica, Líjar ha viajado 134 años en solamente un día.