La Asociación de Amigos del Ferrocarril Comarca de Baza está haciendo un intento desesperado ante los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados y del Senado, de la importancia capital que tiene para la zona Baza, del Almanzora y de las comarcas orientales de Andalucía que se apruebe la enmienda parcial de un millón de euros a los Presupuestos Generales del Estado de 2017 y que va encaminada a la reapertura de la línea férrea Guadix-Baza-Almanzora-Lorca. Se está pidiendo el voto positivo de todos los grupos políticos independientemente de criterios ideológicos, territoriales o de cualquier otra índole.

Dicha enmienda presupuestaria supone un paso inicial, incluyendo tanto la viabilidad como los primeros pasos para los proyectos de ejecución y obras.
Si los miles de millones de euros del presupuesto estatal tienen el objetivo de favorecer el interés general (al menos en ello se confía), desde este colectivo ferroviario bastetano se afirma que el millón de esta enmienda supone un rayo de esperanza a la población de ocho comarcas, repartidas entre tres provincias y dos comunidades autónomas, que tienen que soportar unas de las tasas más altas de paro, de menor nivel de rentas y de más baja tasa de actividad empresarial de toda España. Algo a lo que no es extraño, sino más bien todo lo contrario, el gran “agujero negro” en infraestructuras ferroviarias que refleja el mapa de ADIF, que se está adjuntando a la petición de voto favorable de la enmienda que hará posible la vuelta del tren.