Este sábado por la mañana miles de vecinos de Macael y diferentes puntos del país se daban cita en el boulevard de las esculturas, donde durante dos días se recreará el Macael de la primera mitad del siglo XX, treinta años donde se llevó a cabo un pleito histórico por la propiedad y explotación de las canteras de mármol.

A las 10 de la mañana ha sonado la caracola como se hacía entonces, para anunciar el desfile que arrancó en la Plaza de la Iglesia con destino al poblado recreado con las características de la época.

Al ritmo de pasodoble los bueyes encabezaban la columna ante los vivas que espontáneamente se oían desde los balcones; eso que en la comarca del Almanzora se conoce como “el orgullo de ser macaelero”.

Y no es para menos, de repente, en pleno siglo XXI, comenzaron a aparecer cientos de personas caracterizadas como en los años 40, más canteros que caciques –como debe ser- con cura y Guardia Civil incluida, tal cual los uniformes concebidos en tiempos de Alfonso XIII.

Una conseguida cantera, hizo de escenario natural donde se llevó a cabo el acto de presentación, en el que el alcalde Raúl Martínez, dio la bienvenida a los asistentes y autoridades provinciales y comarcales.

“Hoy, Macael se viste de época para conmemorar el 70 aniversario de la conclusión del pleito de las canteras. Un hecho determinante en la historia de nuestro pueblo, por el cual, los canteros y sus familias, tras una prolongada lucha, -1919 a 1947-, recuperan el carácter público de sus canteras.

Con esta recreación histórica pretendemos daros a conocer qué significa ser cantero en Macael. Transmitiros esa pasión y orgullo que siente todo “macaelero” cuando habla de los canteros”, dijo el primer edil portando uniforme de la Guardia Civil.

En el acto estuvo presente el vicepresidente de la Diputación de Almería, Javier Aureliano García quien destacó que “desde la Diputación Provincial no hemos dudado en apoyar esta tradición que ha unido a un pueblo entero en torno a una iniciativa única y que sin duda, servirá de ejemplo para otros municipios”.

Posteriormente se ha procedido a la “voladura de bienvenida”, tras la cual han abierto sus puertas los bares instalados en el escenario de más de 4.000 metros, así como los primeros actos programados para todo el fin de semana. Los vecinos y visitantes, han podido degustar las tapas típicas de la tierra que se preparaban entonces, cuyos beneficios irán a parar a las cinco asociaciones participantes quienes han vuelto a abrir las puertas del bar Antonio Molina, bar Nevado, bar El Pavero, bar de Mariquita y El Brillantinas. La tienda nueva es el lugar donde se pueden adquirir productos artesanos e información turística.

En esta recreación histórica han participado 70 actores, 54 niños, 48 bailarines, 29 músicos, 2.000 horas de construcción de decorados, un mes y medio de montaje del recinto y 8 meses de preparación de un evento que pone en valor una cultura que desde hace 2.500 años se desarrolla en torno al mármol de Macael y que ha forjado la identidad de este pueblo.