La Diputación Provincial de Almería ha presentado la cuadragésimo segunda edición de la Subida del Mármol, prueba organizada por la Escudería del Mármol y que cuenta con la colaboración de la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Macael. Esta cita clásica del motor, se celebrará del 27 al 29 de octubre, con la participación de cerca de un centenar de pilotos y más de 20.000 seguidores llegados desde diferentes puntos del país.

La diputada provincial de Deportes, Ángeles Martínez, ha destacado que esta prueba se trata de la cita “más antigua que existe a nivel andaluz y casi a nivel nacional. De lo que sí estamos convencidos es de que se trata de una prueba muy conocida, seguida y de gran repercusión a nivel nacional y con una trayectoria más que consolidada”.

El alcalde de Macael, Raúl Martínez, ha señalado que esta competición “es la prueba que más público congrega de toda la provincia. Es gracias al trabajo de la Escudería del Mármol y a todas las medidas de seguridad que disponemos para que los más de 20.000 espectadores que nos visitan cada año puedan hacerlo con todas las garantías”.

Por su parte, desde la Federación Andaluza de Automovilismo, Manuel Alonso ha detallado que: “Han pasado por las carreteras de Macael los mejores pilotos a nivel nacional y es a día de hoy, una de las competiciones que más participación concentra y más seguimiento por parte del público”.

Esta subida automovilística destaca por su trazado que discurre por un entorno espectacular como es el de las canteras del mármol que dan nombre a la prueba. La carrera es puntuable tanto para el Campeonato de Andalucía como para el de Murcia y se espera por parte de la organización superar el centenar de pilotos. Aunque la mayoría de ellos serán locales, también llegarán desde otros puntos de la región, provincias cercanas e incluso desde Andorra o Madrid.

La competición comenzará con las verificaciones técnicas y continuará con dos jornadas que serán similares, tanto la del sábado como la del domingo, con una manga de entrenamientos y dos subidas cronometradas. La prueba tiene un coeficiente 6 y es el gran referente del automovilismo almeriense, con una concentración de público superior a cualquier otro evento deportivo que se celebre en la provincia. La carrera, además, destaca por su espectacularidad, ya que el trazado premia el pilotaje y beneficia a los pilotos con una mejor técnica y adaptación al terreno.