Un total de 705 familias almerienses han solicitado este año las ayudas acogidas al Programa de Adecuación Funcional Básica de las Viviendas, unas subvenciones cuyo objetivo es mejorar la accesibilidad en el interior de los hogares de personas mayores o con algún miembro con algún tipo de discapacidad y movilidad reducida, con el fin de que puedan acondicionar sus viviendas para adaptarlas a sus necesidades.

El pasado 10 de julio finalizó el plazo para presentar acogerse a la convocatoria de 2018, que cuenta con una dotación económica de dos millones de euros que, unida a los tres millones de euros que ya se concedieron en la convocatoria de 2017, suponen un total de cinco millones de euros de inversión, por parte de la Consejería de Fomento y Vivienda, para mejorar las condiciones básicas de accesibilidad de los hogares andaluces.

El delegado territorial de Fomento y Vivienda en Almería, Antonio Martínez, ha subrayado “el éxito de participación en la presente convocatoria” y ha explicado que “las previsiones marcadas apuntan a la primera semana de septiembre para la publicación en la web de la Consejería de Fomento y Vivienda del anuncio de subsanación, momento en el que se abrirá un plazo de 10 días hábiles para que, en su caso, los solicitantes subsanen las deficiencias detectadas”.

Dicha publicación en la web de la Consejería, al tratarse de un procedimiento de concurrencia competitiva, surte los mismos efectos que una notificación personal. Asimismo se enviarán alertas a quien tenga que subsanar su solicitud mediante el envío de mensajes SMS, a quien haya proporcionado un teléfono móvil, y a correos electrónicos, a quienes hayan facilitado su dirección de correo electrónico en su solicitud, siendo estas últimas alertas meramente informativas y corriendo el plazo de 10 días de subsanación desde la fecha de publicación en la web del mencionado anuncio.

Antonio Martínez ha recordado el carácter social de estas ayudas, “ya que contribuyen a financiar las obras –y, en su caso, las asistencias técnicas necesarias– a aquellas familias que por sus propios medios no pueden afrontar el gasto”. La supresión de barreras arquitectónicas, como la adecuación del ancho de puertas, instalación de salvaescaleras, la mejora de la seguridad de la instalación eléctrica o de gas, instalación de suelo antideslizante y de asideros en los baños, así como la sustitución de bañeras por platos de ducha, y la colocación de pasamanos en pasillos son algunas de las obras subvencionables son algunos de los conceptos subvencionables.

Estas ayudas están destinada a mejorar la vivienda habitual y permanente de personas mayores de 65 años, personas con discapacidad que tengan reconocido, al menos, un 40% de grado de discapacidad y movilidad reducida, así como las personas en situación de dependencia que tengan reconocido un Grado de gran dependencia (Grado III), siempre y cuando los ingresos de la unidad familiar no superen 2,5 veces el IPREM (Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples).

El programa de Adecuación Funcional Básica recoge una subvención que cubre el 70% del presupuesto de la obra, siendo el importe máximo de la subvención concedida de 1.400 euros, que podrá verse incrementado hasta 1.820 euros en caso de que fuesen preceptivos gastos en concepto de asistencia técnica.