La empresa pública de Gestión de Aguas del Levante Almeriense (GALASA) ha convocado para el próximo mes de febrero una Junta General Extraordinaria de Accionistas. Una importante reunión que se celebrará en primera convocatoria el 8 de febrero a las diez de la mañana y un día después, a la misma hora, en segunda convocaría.

La reunión del máximo órgano que dirige la empresa que se ocupa de la gestión del ciclo integral del agua en los pueblos del Levante y el Almanzora, llega unos días después de que el pleno de la Diputación resolviese el Convenio suscrito entre Galasa y los ayuntamientos de Armuña del Almanzora, Serón, Lúcar, Tíjola y Urrácal.

El orden del día de la próxima reunion convocada por el Consejero Delegado de Galasa, incluye la ‘modificación de tarifas y adopción, si procede, de acuerdos aprobatorios de la misma. Y la ‘aprobación si procede, de convenio/s en materia de aguas’.

Espectación por el resultado de esta reunion, que llega después del descanso navideño y tras el pleno de la Diputacion, en el que el Vicepresidente de la institución provincial, Javier Aureliano García, dijo al portavoz del Grupo Socialista y alcalde de Serón, Juan Antonio Lorenzo “nos han estado mareando por conseguir un puñado de votos. Ustedes confunden el acuerdo con la imposición. Aceptamos su imposición en el Levante, pero nos negamos a hacerlo en el Almanzora porque los costes de explotación no se corresponden con los ingresos”, aseguró García en el pleno, al tiempo que reconoció que “teníamos que haber tomado decisiones en torno a Galasa hace cinco años y no hubiéramos llegado a la situación que ha vivido hasta ahora la empresa. Estos cinco municipios no están de acuerdo con las reglas del juego que han aceptado la mayoría y se quieren salir voluntariamente: ni usted, ni nadie puede decir que se les ha echado” (en referencia a la negativa de estos ayuntamientos para aprobar las nuevas tarifas del agua).

El alcalde de Lúcar, José Antonio González, espera que se pueda llegar a un acuerdo y su pueblo no abandone finalmente Galasa. “Está claro que hay que subir las tarifas y quiero que Lúcar siga perteneciendo a Galasa, pero siempre y cuando se haga una subida acorde a la realidad, a lo que supone el coste del servicio en mi pueblo”. El primer edil insiste en que “los servicios hay que pagarlos, pero lo que valen” y en cuanto a la deuda acumulada en los últimos años, insiste en que “la deuda ya la estamos asumiendo como accionistas de Galasa”.

Es la postura del Ayuntamiento de Lúcar, cuyo máximo responsible insiste en que participó en la creación de la empresa pública, y confía en seguir perteneciendo y lograr llegar a un acuerdo.

Desde la Diputación, máximo accionista de Galasa, su Vicepresidente, insiste en el principio de solidaridad para salvar la empresa pública. “Mientras que los usuarios y ayuntamientos del Levante han aceptado las nuevas tarifas y han dado ejemplo de solidaridad al recibir los mismos servicios con unos recibos mucho mayors, en el Almanzora estos ayuntamientos deben ser solidarios” (en referencia a que no cuesta lo mismo llevar el agua a unos municipios que a otros).

En un mes se volverá a reunir la Junta General de Accionistas de Galasa y estos días se suceden las reunions de unos y otros, para definir la hoja de ruta y las posibilidades de acuerdo.