Es domingo de resaca. Cuatro días ininterrumpidos de música en directo es lo que tiene. Hace pocas horas se han acallado los parlantes con la actuación de Eskorzo, la banda granadina que dentro de la gira “La Pena Tour” presentaba su nuevo single antes de partir rumbo a Holanda.

Desde el mediodía del sábado, con las actuaciones del Kanka y Antílopez, en el escenario Ac(g)ústico, los motores comenzaron a funcionar hasta casi las 6 de la mañana. Dos interesantes propuestas que tienen en la palabra un alto contenido crítico, compartido por miles de seguidores que cantan todas sus canciones. El ciclo Entrevistarte tuvo justamente al cantautor malagueño como invitado especial. El tiempo para echarse algo en el cuerpo y recorrer los casi 300 metros entre un escenario y otro, para dar comienzo a las actuaciones del último día. Aunque parezca extraño y cayendo fuego del mismísimo cielo, Porretas a las 5 de la tarde arrancaba la fiesta aupado por cientos de seguidores. Un recorrido por sus clásicos y la oportunidad de que El Pajarito festejara su cumpleaños sobre las tablas. El Último Ke Zierre seguía repartiendo pogo sobre el predio del césped artificial, para dar lugar a la llegada de Marky Ramone, empeñado en mantener la complicidad con el público de la eterna banda newyorkina, quien se despidió con el himno Hey! Oh! Let´s Go para levantar a las masas.

Carrozas de fuego en el Paseo Marítimo abderitano y la gran atracción de este año; Rosendo Mercado volvía a la provincia de Almería y con nuevo disco bajo el brazo. El ex Leño meszló temas de su nuevo trabajo “De escalde y trinchera”, con los clásicos como Pan de Higo o Maneras de Vivir, que forman parte de la banda sonora del rock español.

Después de la actuación del hijo del barrio de Carabanchel, llegó el turno de La Raíz, uno de los grupos más convocantes del momento. Desakato y Eskorzo, pusieron el broche final a esta edición especial con 4 días de fiesta en el cumpleaños número 5 del The Juerga´s Rock Festival.

Miles de personas han pasado este año por los escenarios para ver a sus artistas favoritos en un atractivo formato que combina unplugged y música a toda pastilla.

El festival además destaca por el buen rollito de todos quienes asisten por lo que no ha habido ningún tipo de incidencia y todo se ha desarrollado con total normalidad a pesar de que días como el sábado, el encuentro a tenido picos de 10.000 personas en el recinto.

El Juergas cierra y se consolida como un necesario festival de rock, que en nuestra provincia se había perdido. Larga vida al Juergas y larga vida al rock and roll.