A mediados del presente mes, agentes de la Guardia Civil de Almería, detienen a G. J. G., de 42 años de edad, con domicilio en la localidad de Pulpí, como presunto autor de un delito de denuncia falsa.

La Guardia Civil comienza la investigación a raíz de la denuncia presentada por el ahora detenido en dependencias oficiales, quien informa a los agentes de la supuesta sustracción de una lancha y el remolque en el que se encontraba instalada, ambos valorados en unos 10.000€, según estimación del denunciante.

En su denuncia la víctima aporta escasa información de las circunstancias del hecho así como de la supuesta autoría de la sustracción, lo que provoca que los agentes, sin abandonar otras líneas de investigación, tengan en cuenta que la denuncia presentada pueda ser falsa.

Tras las primeras indagaciones al respecto, los agentes tienen conocimiento que dicha embarcación había sido vendida días antes, cuyo comprador habría facilitado a la víctima 5.600€ en concepto de compra, así como de reparación de unos desperfectos en la embarcación, situación que habría provocado desavenencias en la compra-venta.

Una vez conocido este dato, toma fuerza la sospecha de los agentes en relación a la denuncia falsa, ya que la embarcación no habría sido sustraída, sino que posiblemente la habría escondido para no hacer entrega de la misma al comprador.

Posteriormente a estas averiguaciones, los agentes comprueban que la embarcación había sido puesta a la venta por el denunciante en un conocido portal de Internet, destacando que dicho anuncia era posterior a la fecha de la compra-venta inicial.

Una vez los agentes repasan la totalidad de los datos obtenidos hasta ese momento, solicitan la presencia del presunto autor para que manifieste sobre los hechos, quien informa que la denuncia es falsa, que decidió presentarla ya que el comprador siempre buscaba problemas a la embarcación.

Así las cosas, la Guardia Civil procede a la detención de G. J. G., vecino de Pulpí, como presunto autor de un delito de denuncia falsa.

Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de Huércal Overa.