La asociación Veraplayazul ha presentado una queja ante el Ayuntamiento de Cuevas del Almanzora por el cartelón que amenaza la convivencia entre naturistas y textiles que siempre ha existido en la frontera entre Vera y el municipio citado. En vez de luchar contra los vertidos que lanza la deficiente depuradora de Villaricos o de otras empresas del municipio cuevano, que se extienden por todo el litoral veratense; el Ayuntamiento se dedica a colocar un gran cartel en su playa de Palomares, colindante con la de la Cala del Marqués de Vera, que prohíbe el baño a las personas que practican el naturismo cuando durante los últimos 35 años ha reinado en esa franja el respeto y la tolerancia entre textiles y nudistas.

No son los nudistas los que amenazan la playa ni el baño sino los vertidos que salen de su deficiente depuradora de Villaricos, que sufre todo el litoral veratense pues se vuelcan a la desembocadura del río Almanzora y desde allí, cuando hay viento de Levante, por todo el litoral veratense. Veraplayazul, que representa a 10.000 vecinos de Vera, exige al Ayuntamiento de Cuevas que, frente a su inanición en los años precedentes a la hora de denunciar el delito medio ambiental que representa la EDAR de Villaricos, alce la voz ante la Junta de Andalucía para que se acelere al máximo la construcción de una nueva planta, anunciada para 2019.

No fueron los nudistas ni está confirmado que lo fuesen tampoco las microalgas, asimismo, los que provocaron el cierre de playas de Cuevas durante varias semanas hace tres años por un episodio de contaminación aún sin resolver y que se contagió, asimismo, a las playas colindantes de Vera.

Si se trata de construir muros, Veraplayazul anima al consistorio cuevano a construir uno bien grande que impida el paso a Vera de los vertidos tanto de su depuradora como del resto de sus empresas.

¿Y un cartel para prohibir el ruido del Dreambeach?

De igual forma, Veraplayazul sugiere al ayuntamiento que, como buen vecino, evite hacer ruido del tipo del que padecerán los veratenses del 8 al 12 de agosto gracias al festival Dreambeach, que organiza Cuevas. Un macrofestival que aportará a Vera además de un ensordecedor ruido -mañana, tarde y noche- grandes dosis de suciedad e inseguridad en toda la playa y calles colindantes. Aunque Cuevas del Almanzora se lleve los beneficios, sin que al Ayuntamiento le importe en este caso si los jóvenes van vestidos o desnudos, destrocen o no todo el entorno; Veraplayazul recuerda que es Vera el núcleo poblacional más cercano, el que debe aguantar las molestias propias de la marabunta que conformarán 150.000 jóvenes.

La asociación vecinal veratense entiende, por tanto, que lo prioritario para el Ayuntamiento de Cuevas no debe ser perseguir nudistas sino acabar con los vertidos varios que sufre su litoral, así como los daños que supone a su territorio el festival comentado.

Veraplayazul confía en que el alcalde de Vera, Félix Lopez, eleve también su protesta al Ayuntamiento de Cuevas por un ataque directo a sus vecinos y a la esencia del turismo veratense, que se caracteriza por esa convivencia entre textiles y naturistas en la zona colindante entre ambos municipios.