Menores infractores que cumplen medidas judiciales en el Centro de Internamiento de Purchena están participando en un novedoso programa de orientación e inserción laboral agrícola para favorecer su reinserción, un proyecto financiado por la Junta que han visitado hoy la consejera de Justicia e Interior, Rosa Aguilar, y el consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro.

Rosa Aguilar ha subrayado que la Junta tiene un objetivo claro con los menores que llegan a este centro: “el de la educación y el de la formación, para que, desde esa formación, tengan una integración laboral plena y una integración social que haga que su vida tenga unas perspectivas seguras, ciertas y llenas de oportunidades”.

Andalucía, ha señalado la consejera, “es un referente en el hacer tanto educativo como formativo en los centros de internamiento de menores infractores, un referente al que queremos dar visibilidad por su importancia en este programa de orientación e inserción laboral”. “Los jóvenes son formados y a la par desarrollan un oficio a través de ese programa de inserción laboral, en este caso, en el campo de la agricultura”, ha dicho.

El programa se basa en la formación como peones agrícolas y auxiliares de naves hortofrutícolas para facilitar una preparación y especialización de estos menores con vistas a su reinserción cuando cumplan las medidas judiciales y abandonen el centro de internamiento.

Profesionales de talleres laborales especializados en el sector agrícola y hortofrutícola se encargan de la formación en tareas como siembra, riego, abono, recolección, lavado de productos, frescura y conservación, pesado y envasado de cajas, entre muchas otras.

El proyecto se lleva a cabo desde el año 2010 en dos parcelas agrícolas situadas en las proximidades del Centro de Internamiento Purchena y que han sido cedidas por sus propietarios para la formación laboral de los menores.

El Centro de Purchena tiene entre sus prioridades el desarrollo de programas de inserción laboral con los internos que han cumplido los 16 años, de modo que la formación para el empleo y el acompañamiento en los procesos de inserción forman parte destacada de la intervención socioeducativa, diseñada expresamente según las necesidades y características de cada menor.

La Consejería de Justicia e Interior invierte más de 2,5 millones al año en el mantenimiento de este centro, que da empleo directo a 58 trabajadores, además de los indirectos que posibilita en su entorno. En 2016, se atendieron a un total de 69 menores infractores, la mayoría de los cuales cumplía medidas judiciales en régimen semiabierto, con una media de edad de 17 años.

“Estos jóvenes van a tener la oportunidad de formarse y de integrarse y de desarrollar una vida llena de oportunidades”, ha explicado la consejera que ha agradecido a todos los que lo hacen posible y, especialmente, al ayuntamiento de Purchena, a su alcalde, al pueblo y a la comarca que se vuelcan con este programa mostrando una gran sensibilidad.

El centro facilita toda la formación escolar reglada y, además, cuenta con talleres formativos de artesanía, tareas domésticas, pintura, jardinería, agricultura ecológica y prevención de riesgos laborales, entre otros.

 

Espacio de convivencia

El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, por su parte, ha subrayado la importancia de potenciar iniciativas de este tipo, ya que los huertos sociales ponen a disposición de las personas “un espacio de convivencia social en torno al cultivo de las parcelas, permiten la obtención de una producción de hortalizas, favorecen la recuperación de espacios que, en algunos casos, están abandonados o degradados y sensibilizan acerca de la producción y alimentación saludable”. En el caso concreto del proyecto de Purchena, Sánchez Haro ha valorado la labor que se lleva a cabo en este sentido, ya que se promueve el trabajo de estos menores, que se encargan de la tareas específicas para la producción y comercialización de hortalizas, fomentando con ello el empleo y riqueza de la zona.

El titular andaluz de Agricultura ha resaltado las funciones que cumplen los huertos sociales en general, de gran interés para la sociedad desde distintas vertientes: de tipo social en cuanto a que favorecen la integración de diferentes colectivos; pedagógicas, estimulando el aprendizaje de actividades profesionales, la valoración del esfuerzo y del trabajo; de consumo responsable de productos de proximidad en huertos profesionales; e incluso de ocio.

Por ello, la Consejería tiene el compromiso de guiar y acompañar en el proyecto de creación de huertos, tanto a los ayuntamientos, asociaciones de ciudadanos, entidades públicas o privadas que deciden emprender proyectos para la sostenibilidad y en beneficio de la agricultura ecológica. Además de la ‘Guía para la Creación de Huertos Sociales Ecológicos en Andalucía’, actualmente se vienen editando en la web de Agricultura diferentes ‘Boletines de Huertos Sociales de Autoconsumo’, entendidos como espacios compartidos para el desarrollo de cultivos no profesionales, en los que se promueve la utilización de técnicas agrícolas acordes con la producción ecológica, teniendo sus cosechas como destino el autoconsumo y no la comercialización.