Cecilia Toulze, teniente alcalde de Taberno, explica que hace cuatro años que surgió la idea de hermanar Taberno con algún pueblo de Europa y a través de una web que se dedica a eso recibieron numerosas solicitudes de hermanamiento, la mayoría de Francia, pero también de Rumanía o Lituania. Se creó un comité de hermanamiento con los presidentes de las asociaciones y se estudiaron todas las candidaturas. Finalmente se decidieron por los hermanos de Pénestin, un pueblo de la Bretaña francesa, que les pareció que “estaban muy motivados y que teníamos bastantes cosas en común”.

Hace tres años tuvo lugar la primera visita, la hicieron los taberneros a Pénestin y decidieron que se hermanarían. Así que el año pasado lo hicieron allí, en Bretaña. Como el año pasado fueron desde Taberno, este año les toca a ellos venir y ya están de camino; pero no han cogido un cómodo medio de transporte, han decidido bajar en bicicleta y hacer los 1569 kilómetros que los separan pedaleando.

La asociación deportiva “Sports et Loisirs pour tous” preparó, junto con los comités de hermanamiento de Pénestin y Taberno, un proyecto de recorrido en bicicleta entre los dos municipios.

Son siete ciclistas y seis acompañantes que realizan este viaje de 12 etapas y que salían de Pénestin el 4 de abril para llegar el próximo día 15 a Taberno.

Para estos 7 fanáticos de bicicleta, de una media de edad de 65 años, se trata de dar a conocer un gran deporte y de estrechar lazos entre los pueblos hermanos.

El jueves llegan muchos del comité de hermanamiento en avión. La última etapa la van a hacer con ellos jóvenes de Taberno, son unos 95 kilómetros. Los recibirán con una merienda para empezar.

Ya han cruzado los Pirinéos y están en Aragón. Ya les queda menos para llegar a su destino el próximo sábado, cuando serán recibidos con los brazos abiertos por los taberneros.