El presidente de la Junta de Andalucía ha presidido en el Palacio de San Telmo el acto de toma de posesión de los delegados provinciales.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha presidido este martes en el Palacio de San Telmo el acto de toma de posesión de los delegados provinciales a los que ha instado a acrecentar la confianza, la credibilidad y la solvencia del Gobierno andaluz provincia a provincia y pueblo a pueblo, así como a que atiendan las inquietudes y problemas de los andaluces e impulsen sus esperanzas y proyectos.

En la tarde de hoy han tomado posesión Arancha Martín como delegada del Gobierno en Almería; Mercedes Colombo como delegada del Gobierno en Cádiz; Adolfo Molina como delegado del Gobierno en Córdoba; Antonio Jesús Granados como delegado del Gobierno en Granada; Bella Verano como delegada del Gobierno en Huelva; Jesús Estrella como delegado del Gobierno en Jaén; Patricia Navarro como delegada del Gobierno en Málaga y Ricardo Sánchez como delegado del Gobierno en Sevilla.

Moreno ha afirmado que este nuevo equipo de delegados del Ejecutivo andaluz toma el testigo con la misión de ir más allá y dar un nuevo paso en el acercamiento a los ciudadanos en las ocho provincias.

En relación con la organización territorial de la Junta para esta Legislatura, ha comunicado que la estructura mantiene el mismo número de delegaciones territoriales que había hasta ahora pese a contar con dos consejerías más, al mismo tiempo que ha asegurado que se han unificado algunas de ellas para ajustar con la mayor precisión posible la respuesta de la Junta a las necesidades y expectativas de los andaluces.

Así, ha aludido a dos principios claves como son la moderación y la eficiencia que van a seguir marcando la gestión del Gobierno andaluz, una eficiencia que, según ha dicho, va en consonancia con los grandes retos que tenemos por delante y entre los que se encuentran el hacer frente a la crisis energética, la subida desbocada de los precios y la sequía dramática que está diezmando los campos y que supone una amenaza directa y seria a algo tan fundamental como es el consumo de agua.

El presidente andaluz ha aseverado que todos estos desafíos exigen que las distintas Administraciones Públicas se pongan de acuerdo y trabajen juntas y ha incidido en que la colaboración entre el Gobierno andaluz, los ayuntamientos, las diputaciones, las mancomunidades y las asociaciones y organizaciones locales y provinciales es clave y que en ello tienen un papel fundamental las delegaciones de la Junta.

“Iniciamos un momento de máxima colaboración entre la Junta de Andalucía y las entidades locales y para llevar a cabo esa tarea compleja, ilusionante, minuciosa, intensa y necesaria contamos con un excelente equipo en nuestras ocho provincias”, ha agregado.

En este punto, ha insistido en que la política tiene que ser un acto de audacia y de huir de la rutina, del conformismo, de la inercia y de la comodidad por lo que ha instado a todos a ir al encuentro de los andaluces para intentar solucionar sus problemas y preocupaciones. “La sensibilidad, la cercanía y la escucha activa son herramientas muy valiosas y palancas de cambio que ayudan a impulsar los proyectos, a solucionar problemas y a conocer ycomprender lo que pasa para dar respuesta”.

Para concluir, ha manifestado que vivimos tiempos complejos en los que la vocación de servicio se convierte en un reto aún mayor, ante lo que ha subrayado que los delegados provinciales de la Junta son el rostro, la voz, las manos y hasta el corazón del Ejecutivo ante las diputaciones y los ayuntamientos en todos los pueblos y ciudades.