Estos grupos de trabajo se enmarcan dentro del proyecto de ‘Familias Reconectadas 2.0’.

La Diputación de Almería continúa desarrollando el programa de ‘Familias Reconectadas 2.0’ con actividades de ocio y nuevos aprendizajes dirigidos a las familias de los 103 municipios de la provincia. La Institución Provincial ha puesto en marcha toda la maquinaria para recuperar las costumbres y tradiciones que se había perdido tras la pandemia. Muestra de ello es la Planificación Anual del Área de Familia que ha proyectado actividades para fortalecer la conexión entre familias, creando espacios donde las familias puedan intercambiar experiencias.

Dentro del programa de ‘Familias Reconectadas 2.0’, se encuentran los talleres de yoga en familia dirigidos tanto a adultos como a menores. En esta actividad, los participantes adquieren técnicas de autocontrol y gestión emocional, así como prácticas de relajación y respiración con el fin de que se desprendan del estrés diario.

La Diputada de Igualdad y Familia, Carmen Belén López, ha reflejado que estos talleres contribuyen a mejorar la calidad de vida de los almerienses: “el estrés es uno de los principales problemas que tenemos entre la sociedad y no nos damos cuenta de ello. La actividad de yoga, que comenzó esta semana en Arboleas y que llegará el 30 de julio a Senés y en septiembre a Fuente Victoria, va a contribuir a mejorar las relaciones entre pequeños y adultos”.  

Además, ha añadido que la Planificación Anual de Familia está pensada para recuperar las tradiciones en familia y poner en valor el gran entorno rural del que podemos disfrutar en Almería: “los 103 municipios tienen particularidades históricas que tenemos que explotar con el objetivo de que las familias disfruten con nuevos aprendizajes, atendiendo a sus necesidades emocionales y compartiendo nuevas experiencias familiares como el mejor legado a ofrecer a las personas que forman parte de ellas”.

Objetivos de los talleres

  • Fortalecer el vínculo afectivo emocional dentro del núcleo familiar.
  • Fomentar la confianza y el respeto hacia uno mismo y hacia los miembros de la familia.
  • Aprender a trabajar con respeto en comunidad.
  • Gestionar las emociones y saber expresarlas.
  • Mejorar la postura, la conciencia corporal y fortalecer el cuerpo.