El bar museo de Laroya, es el único del pueblo.

El municipio de Laroya es conocido por su encanto, enclavado en la sierra de los Filabres en medio de la naturaleza, donde personas de toda Europa eligen pasar sus vacaciones en alguna de sus 100 plazas en casas rurales.

En medio del casco urbano, a metros del Ayuntamiento se encuentra el único bar del municipio regenteado por un matrimonio que ahora como consecuencia de haber llegado a la edad de la jubilación, dejarán de atenderlo.

El edificio reformado recientemente donde funcionaba una almazara, es de propiedad municipal, y por ello el Ayuntamiento ha decidido poner un anuncio en redes sociales ofreciendo la oportunidad a un matrimonio con hijos «que quieran cambiar de vida en un trabajo que da de sobra para vivir», asegura la alcaldesa Dolores Moreno a los micrófonos de La Comarca Noticias.

La condición de tener niños en edad escolar, de 3 a 10 años, tiene la intención de poder continuar con el colegio rural abierto, donde concurren actualmente seis niños donde toman «clases prácticamente particulares».

La edil destaca la calidad de vida del municipio, la tranquilidad de sus calles donde los pequeños pueden andar libremente por las calles, la llegada de la fibra óptica, cajero automático y demás servicios que puedan servir para que alguna familia, tal cual como sucedió durante el confinamiento, se plantee vivir en la localidad.

En cuanto al bar, el consistorio lo cedería sin cobrar alquiler y quien lo coja debería hacerse cargo de los gastos de luz y agua.

«Laroya con sus casas rurales tiene visitantes todo el año además de los vecinos. Es el único bar del pueblo y sobre todo los fines de semana tiene una demanda que te permite vivir tranquilamente. Nosotros estamos encantados de que la gente se interese y los que quieran más información, lo pueden hacer llamando por teléfono al Ayuntamiento al 950 12 84 25 o a través de un correo electrónico a ayuntamiento@laroya.es», finaliza la alcaldesa convencida de que la propuesta es una buena oportunidad para quienes quieren dar un giro a sus vidas e instalarse en un lugar tranquilo.

La demanda de gente que quiere instalarse en el municipio les ha llevado por primera vez a comenzar la construcción de viviendas sociales. «Ya hay una terminada y se están construyendo otras tres».