El Vicepresidente Juan Marín recibe un mortero de mármol de Macael, de manos del alcalde Raúl Martínez.

Juan Marín asiste en Fitur a la presentación del proyecto, y muestra el apoyo de la Junta a su reconocimiento como manifestación cultural e identitaria del pueblo almeriense

El vicepresidente y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, ha asistido hoy en Fitur a la presentación de la candidatura del mármol de Macael para su reconocimiento por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, y ha mostrado el apoyo de la Junta a esta aspiración al considerarse manifestación cultural e identitaria del pueblo almeriense.

En la elaboración de la candidatura han colaborado el Ayuntamiento de Macael, la Asociación de Amigos del Museo del Mármol Al-Lali, la Asociación de Empresarios del Mármol de Andalucía y la Asociación de Artesanos de la Comarca del Mármol, y pretende lograr el reconocimiento internacional de la Cantería del mármol de Macael como manifestación cultural única a través de su inclusión en la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

Los principales objetivos que respaldan el proyecto son contribuir  a  la  comprensión  y  difusión  de  la  Cantería  del  Mármol  de  Macael  como manifestación cultural y lograr que se tome conciencia de su importancia, y a propiciar su salvaguardia.

La Cantería del Mármol de Macael engloba conocimientos y técnicas, las de cantería y sus oficios asociados, artesanos, marmolistas, etc., junto a los instrumentos y herramientas que ellos utilizan, los objetos y artefactos  vinculados  como  morteros,  fregaderos,  cruces,  cestos,  telares  de arena o  “cabestranos”,  y  los  espacios  culturales como las  canteras,  las  placetas, los talleres, las fábricas que les son inherentes.

Este patrimonio cultural inmaterial, que se mantiene vigente y en continua evo-lución, transmitido de generación en generación desde  el  siglo  IX,  es  recreado  constantemente  por  el  pueblo  de  Macael,  explotando  sus  canteras  de  mármol  blanco,  destinado  a  embellecer  muchas  de las  obras  que  componen  el  Patrimonio  histórico  artístico  español,  a  todo  lo largo de su historia, como el yacimiento romano de Itálica, la Alhambra y el Generalife,  el  Palacio  del Escorial  o  el  Palacio  Real  en  Madrid,  infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana.

Más de 2.500 firmas, incluidas las de 500 canteros y otros profesionales de oficios asociados, se han adherido a esta candidatura, así como numerosas asociaciones y entidades públicas y privadas, y consideran que su declaración como Patrimonio de la Humanidad generaría una sinergia de cultura del trabajo, lucha social, patrimonio vivo y un tejido empresarial moderno.