Ante el gran malestar que en este momento sufre el sector, la Asociación de Empresarios del Mármol pide que se reconsideren sus demandas.

La situación del sector de la piedra natural de Andalucía es de extremo riesgo. Esta industria ha quedado excluida de todas las medidas sectoriales aprobadas, por Consejo de Ministros, en el Real Decreto-ley 6/2022, de 29 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes en el marco del Plan Nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania. Con ello, ni las empresas pertenecientes a esta industria, ni el sector primario de la minería, podrán acogerse a las ayudas que el Ejecutivo pondrá en marcha dentro de este Plan, que prevé movilizar 16.000 millones de euros de recursos públicos; 6.000 millones de ellos en ayudas directas y rebajas de impuestos, y 10.000 a través de una nueva línea de avales gestionados a través del ICO. 

La asfixiante subida del precio de la electricidad y del combustible llevaron a la Asociación de Empresarios del Mármol de Andalucía (AEMA), junto a las empresas de la Comarca del Mármol y sus trabajadores, a organizar un acto reivindicativo el pasado 24 de marzo, en el que instaban al Gobierno de España no solo a que tomara medidas al respecto, sino también a que incluyera a esta industria en las ayudas para paliar este incremento de costes. Sus peticiones, a pesar de ser parte de uno de los sectores productivos más afectados, han caído en saco roto.

“La supervivencia de nuestra industria es inviable si el Gobierno ignora nuestras necesidades dentro de este Plan”, explica el presidente de AEMA, Jesús Posadas, quien, junto a parte de su Junta Directiva, se ha reunido ya en dos ocasiones con el Secretario de Estado de Memoria Democrática del Gobierno de España, Fernando Martínez y el Subsecretario de Industria, Comercio y Turismo, Pablo Garde, para intentar salvar la situación.

El presidente de los empresarios del mármol, que califica de “insostenible” la coyuntura, teme por la destrucción, no solo de todo el tejido productivo, sino de los 5.000 puestos fijos de trabajo directos y 12.500 indirectos que, a día de hoy, contabiliza esta industria. Por ello, y ante el gran malestar que en este momento sufre este sector, la patronal del mármol pide que “se reconsideren sus demandas”, de lo contrario, “la Asociación de Empresarios del Mármol de Andalucía seguirá tomando medidas más drásticas” con el firme objetivo de evitar que su industria caiga en una profunda crisis económica.