Están formadas por equipos técnicos que detectan y derriban barreras a la incorporación y mantenimiento en el puesto de trabajo.

La Delegación Territorial de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo, Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades ha aprobado 60.955 euros en ayudas para que cuatro Centros Especiales de Empleo (CEE) de la provincia de Almería pongan en marcha Unidades de Apoyo, integradas por equipos técnicos multidisciplinares que ayudan a las personas con discapacidad a superar las  dificultades que pueden encontrar en el proceso de incorporación a su puesto de trabajo y la permanencia y progresión en el mismo.

Las Unidades de Apoyo subvencionadas son las impulsadas por los CEE Unei Iniciativa Social S. L. U., el Centro para la Integración Los Carriles S. L., la Federación Almeriense de Asociaciones de Personas con Discapacidad (FAAM) y Servicios Integrales de Fincas de Andalucía S. L. Estos Centros Especiales de Empleo tienen contratadas actualmente a 200 personas con discapacidad, de las cuales 148 tienen contrato indefinido. 

Las personas destinatarias de la labor de las cuatro Unidades de Apoyo subvencionadas serán 61 en total, 54% En el marco de los proyectos de Unidades de Apoyo serán 61 las personas destinatarias finales, y de ellas el 54% son mujeres.

Los Centros Especiales de Empleo son empresas que compatibilizan su función productiva con la de integración y cuyas plantillas se componen en al menos un 70% por personas con discapacidad en grado igual o superior al 33%.

Las Unidades de Apoyo están constituidas por equipos multiprofesionales enmarcados dentro de los Servicios de Ajuste Personal y Social de los Centros Especiales de Empleo, que mediante el desarrollo de las funciones y cometidos previstos permiten ayudar a superar las barreras, obstáculos o dificultades que los trabajadores con discapacidad de dichos Centros tienen en el proceso de incorporación a un puesto de trabajo, así como la permanencia y progresión en el mismo.

Entre otras funciones, las Unidades de Apoyo se encargan de favorecer la autonomía de los trabajadores con discapacidad en su puesto de trabajo y de realizar valoraciones y análisis del trabajador y del puesto, dando soporte técnico y formación para realizar una adecuada adaptación del mismo a las características de la persona trabajadora. 

También pueden detectar necesidades y carencias formativas para el desarrollo de la actividad diaria, establecer apoyos individualizados en el puesto de trabajo,  establecer relaciones con el entorno familiar y social como instrumento de apoyo al trabajador y en definitiva, realizar una integración de calidad, real y sostenible en el entorno de trabajo.