La formación, dirigida por Michael Thomas y con María Carmen Reverte como solista de flauta, cautivó al público con un concierto inolvidable.

La Orquesta Ciudad de Almería ofreció el pasado sábado un concierto en la Ciudad de la Cultura de Olula del Río en una noche que perdurará para siempre en la memoria de quienes disfrutaron del espectáculo. El arte que se respira por todos los poros de la piel de este espacio para la expresión de la cultura se coronó con la música de la OCAL en una actuación que estuvo cargada de magia, simbolismo y simbiosis entre las diferentes artes que se dan cabida en este enclave privilegiado de la provincia.

La OCAL, dirigida por Michael Thomas, contó con María Carmen Reverte como solista de flauta. Entre el público asistente a este recital se encontraban, entre otras autoridades y personalidades de la sociedad almeriense, Manuel Guzmán, diputado de Cultura y Cine y el alcalde de Olula del Río, Antonio Martínez Pascual. 

Con este gran concierto se coronó una semana histórica para la Ciudad de la Cultura, ya que el pasado lunes se inauguró la ampliación del Centro Pérez Siquier con el que se completa la oferta artística y turística de este epicentro cultural del Sureste español. 

Manuel Guzmán, tras el concierto, dejaba constancia de su satisfacción. “Ha sido una actuación excelente en esta Ciudad de la Cultura. He sentido como el público ha disfrutado con la música de la OCAL, dirigida como todos han podido ver con una maestría excepcional por Michael Thomas. Este lugar es un tesoro que convierte a Olula, la comarca y toda la provincia en uno de los lugares más importantes para la difusión del arte y la cultura”.

La formación musical hizo ante el numeroso público que se dio cita en la Ciudad de la Cultura,  la Obertura de ‘El Barbero de Sevilla’ de G. Rossini. Fue el inicio de una actuación sobresaliente de la OCAL, como viene siendo habitual con la batuta maestra de Thomas. Como testigo detrás de la formación musical se situaba ‘La mujer del Almanzora’ realizada por Antonio López. 

Luego continuaron con ‘Ballade op. 288 para Flauta y Orquesta’ de C. Reinecke donde María Carmen Reverte actuó como solista. Lo hizo con gran maestría y sobre todo dejando constancia de su gran profesionalidad con este instrumento. Siguió la Obertura de ‘Las Bodas de Fígaro’ de W. A. Mozart. Sin duda, la OCAL brillaba en todo su esplendor en una tarde noche con buen tiempo en la zona.

Después llegaró la Sinfonía nº 5 Op. 67 en Do menor de L. V. Beethoven (Allegro con brío, Andante con moto, Scherzo. Allegro, Allegro). Era un tema muy conocido por el público que lo escuchó con mucha atención en el silencio de la noche de Olula del Río.