La justicia acuerda el sobreseimiento provisional y archivo de la causa.

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Único de Purchena, Marina Masegosa Puertas, acuerda el sobreseimiento provisional y archivo de la causa por la muerte del joven Illias Tahiri, sucedida en el Centro de Menores Tierras de Oria el 1 de julio de 2019 después de que su vida haya expirado al haberle aplicado una contención mecánica.

El escrito al que ha tenido acceso La Comarca Noticias, refleja que de la declaración de los investigados que intervinieron en el momento de los hechos sucedidos, «no puede inferirse que la actuación de los mismos pueda calificarse como imprudente desde el punto de vista penal».

«Así, se acogen plenamente los argumentos contenidos en la resolución reseñada, que se tienen por reproducidas, considerándose que del resultado del informe de autopsia, de las declaraciones practicadas y de las grabaciones y documental obrante en autos puede desprenderse que la muerte del menor fue de tipo accidental y que no concurrió en la conducta de los investigados una extralimitación en el uso de la fuerza, deduciéndose que los mismos aplicaron correctamente el protocolo de contención vigente en el momento de la ocurrencia de los hechos y por el que los mismos debían regirse, quedando patente además el pleno cumplimiento por éstos de las directrices que tenían por objeto garantizar la integridad física del interno, resultando de las declaraciones mencionadas que la decisión de llevar a cabo la contención del menor en posición decúbito prono se adoptó al considerarse necesaria y pertinente atendiendo al estado en que se encontraba el mismo y la inexistencia de contraindicaciones relativas a dicha aplicación respecto a la persona que, finalmente, resultó fallecida».

«Por tanto, no practicándose con posterioridad a la fecha del dictado del Auto de sobreseimiento mencionado ninguna otra diligencia de investigación de la que quepa inferir que la actuación de las personas que se encontraban en el Centro de Menores y que actuaron ante la agitación del menor no se llevase a cabo en la forma anteriormente expuesta, resulta procedente acordar el sobreseimiento de la causa respecto a los mismos al considerarse, como se ha afirmado, que su actuación fue proporcionada ante las circunstancias del momento y del estado del menor y, en todo caso, se rigió por la normativa vigente en el momento en que se produjo el fallecimiento, no pudiendo calificarse la imprudencia en que eventualmente hubieran podido incurrir como relevante penalmente».