El padre y el hermano de Rosa Galera en los estudios de La Comarca Noticias (Foto de archivo año 2010).

El 30 de mayo de 2011, Rosa Galera, vecina del municipio de Fines de 27 años de edad, moría asesinada por su ex pareja y padre de la hija que ambos tenían en común, Óscar Perales.

El asesino, también vecino de este municipio, resulto condenado a 21 años y 6 meses de prisión, y ahora, 10 años después, saldrá de permiso penitenciario entre el 16 y el 20 de octubre.

Así se lo habría comunicado la Policía Nacional a la familia, que quedó destrozada después de aquel terrible suceso que movilizó a vecinos de toda la comarca del Almanzora, primero en la búsqueda de la joven, y luego en el sufrimiento de todo un pueblo.

La indignación de la familia la expresa María Ángeles Martos en los micrófonos de La Comarca Noticias; «durante estos 10 años éramos conscientes de que esto podía pasar. Estamos mal, estamos con rabia, porque implica volver a revivir lo que sucedió, el mal que este hombre hizo y lo poco que va a pagar».

«A pesar que podía suceder, -continúa la portavoz de la familia-, no llegamos a comprenderlo. Llevamos todo este tiempo en vilo, han pasado 10 años de juicios, recursos y luchas en los juzgados. La condena que le echaron no es la que pedíamos a pesar de todo el daño que nos produjo, y ahora, incomprensiblemente para nosotros, está en la calle».

«Tiene una orden de alejamiento y no puede acercarse a ningún miembro de la familia ni pisar el municipio de Fines. Ya no podemos hacer nada más que estar alerta y si le vemos, porque le creemos capaz de venir, lo único que nos queda es denunciar. Por eso le pedimos también a todos los vecinos, que estén alertas y si le ven por aquí, por favor nos avisen. Ahora es la única manera que tenemos de defendernos».

Óscar Perales, durante un traslado policial.