Intensos trabajos ante las precipitaciones registradas en la provincia.

La delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Almería, Maribel Sánchez, ha declarado a las 12.03 horas de este sábado la fase de preemergencia del Plan de Emergencias ante el Riesgo de Inundaciones en la provincia, debido a las fuertes lluvias registradas.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) mantuvo activo el nivel naranja por lluvias acumuladas de hasta 80 litros por metro cuadrado en 12 horas hasta las 14.00 horas del sábado.

La fase de preemergencia hace referencia a la existencia de informaciones hidrológicas y meteorológicas que, por su evolución desfavorable, pudiesen dar lugar a inundaciones.

El nivel amarillo por lluvias también permaneció vigente hasta las 14:00 horas en las zonas de Nacimiento y Campo de Tabernas, Poniente y capital y Levante, y por tormentas en el Levante.

Desde las 00.00 horas hasta el mediodía del sábado, el Teléfono Único de Emergencias 112 ha gestionado cuarenta incidencias relacionadas con el temporal de lluvia en la provincia de Almería.

La mayor parte de los avisos se ha debido a incidencias en la red de vías secundarias, por balsas de agua y desprendimiento de ladera en carreteras, y a anegaciones en vía pública en numerosos municipios almeriense como Níjar, Olula del Río, Almería capital, Roquetas de Mar, Viator, Canjáyar o Purchena, entre otros.

Como consecuencia de las precipitaciones, se cortaron al tráfico las carreteras AL-7102 (Cantoria), la AL-3113 (Almería), la AL-3201 y la AL- 3112 (El Barranquete), la AL-3202 (Costacabana, Almería), la AL-3108 (Pozo de los Frailes), y la AL-3117 (Marraque). Permanece activo, además, el Plan de Emergencias Municipal de Níjar.

Se han producido algunas anegaciones puntuales de garajes, locales o viviendas en municipios como Roquetas de Mar, Almería capital o Níjar. En esta última población, por otra parte, se ha desbordado la rambla de acceso a Las Negras, por lo que los servicios operativos recomiendan no circular por la zona y evitar los desplazamientos.

En ninguno de los incidentes gestionados desde el 112 ha habido que lamentar daños personales.