Se trata de ayudas de hasta 30.000 euros por municipio a las que pudieron concurrir los municipios de menos de 20.000 habitantes. 

Un total de 13 municipios almerienses con problemas de despoblación han recibido ayudas de la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local destinadas a equipamientos e infraestructuras públicas. El departamento que dirige Juan Marín ha sido pionero en tener en cuenta criterios como la densidad de población, el crecimiento demográfico y vegetativo o el índice de envejecimiento para distribuir una línea de subvenciones destinada a mejorar los servicios en el medio rural para fijar la población al territorio.

Se trata de ayudas de hasta 30.000 euros por municipio a las que pudieron concurrir los municipios de menos de 20.000 habitantes. En el caso de la provincia de Almería, las localidades que finalmente se beneficiarán de estos fondos son: Suflí, Ohanes, Santa Fe de Mondújar, Alicún, Bentarique, Santa Cruz de Marchena, Senés, Rágol, Bayárcal, Paterna del Río, Terque, Tahal, Líjar.

Los ayuntamientos beneficiarios pueden destinar estos recursos a equipamientos o maquinaria necesarios para la prestación de servicios públicos, obras en edificios municipales, estudios de inversión relacionados con planes de desarrollo local o inversiones para incentivar la actividad económica y la generación de empleo, especialmente en sectores estratégicos endógenos. En el caso de los consistorios almerienses, la mayoría ha solicitado las ayudas para reformar centros públicos como la escuela de adultos de Líjar, el teatro municipal de Santa Fe de Mondújar, el gimnasio municipal de Rágol y locales de usos múltiples destinados a ofrecer actividades socioculturales a los vecinos o dependencias del Ayuntamiento donde se atiende al público.

El presupuesto total de esta línea de ayudas es de 2,5 millones de euros, de los que 331.978 euros euros han correspondido a municipios de la provincia de Almería.

Según las bases reguladores, los criterios objetivos de riesgo de despoblación han sido valorados con hasta 20 puntos, junto a otros tradicionales como la tasa de paro (hasta 25), la población (también hasta un máximo de 25 puntos), los ingresos de la entidad local (con un máximo de 15 puntos) y que el municipio no haya sido beneficiario de ayudas similares (otros 15 puntos).

El delegado territorial de Regeneración, Justicia y Administración Local, José Luis Delgado, ha señalado que “la despoblación es un problema que afecta a comarcas almerienses como las Alpujarras o el Almanzora y que es necesario afrontar desde la colaboración entre administraciones”. Por ello, ha destacado la apuesta de este Gobierno, y en especial del vicepresidente Juan Marín, por ayudar a los municipios a fijar la población al territorio “con medidas concretas, como estas ayudas directas para que cuenten con infraestructuras y servicios dignos” pero también con beneficios fiscales, como la deducción de 400 euros en el IRPF por nacimiento o adopción para quienes residen en localidades de menos de 3.000 habitantes o un tipo reducido del 3,5% para la compra de vivienda, sin olvidar la importancia del Programa de Fomento de Empleo Agrario (PFEA), cofinanciado por la Consejería.